Archivo
17 de diciembre de 2018 17/12/18

Tenis

Serena y Djokovic, unidos por la leyenda

París siempre fue el perfecto escenario para que las leyendas completasen el círculo. Aquí tenistas como Fred Perry o Andre Agassi completaron su Grand Slam, añadiendo a Roland Garros los otros tres majors logrados anteriormente. Recientemente, Roger Federer y Maria Sharapova también lograron completaron el póker de torneos grandes venciendo en los alrededores de los […]


7 de junio de 2015 TENNISTOPIC - Sportyou

Serena Williams y Novak Djokovic

París siempre fue el perfecto escenario para que las leyendas completasen el círculo. Aquí tenistas como Fred Perry o Andre Agassi completaron su Grand Slam, añadiendo a Roland Garros los otros tres majors logrados anteriormente. Recientemente, Roger Federer y Maria Sharapova también lograron completaron el póker de torneos grandes venciendo en los alrededores de los Bosques de Bolonia. Serena Williams, que se hizo ayer con el cetro, completó por tercera vez el denominado ‘Career Grand Slam’. Novak Djokovic, por su parte, busca hoy en la arcilla parisina el torneo que consiga redondear un palmarés excelso.

Serena Williams es una de las mejores tenistas de la historia. A estas alturas de la película nadie puede ponerlo en duda. Con el cetro logrado ayer en Roland Garros ante Lucie Safarova, la jugadora de Michigan suma 20 cetros de Grand Slam, colocándose a tan sólo dos títulos de Steffi Graf y a cuatro de la australiana Margaret Court, un perfil de otro tiempo, antes de la Era Abierta, que parecía inalcanzable como en hombres lo era Roy Emerson hasta la llegada de Pete Sampras. Serena, sin embargo, fue rompiendo barreras poco a poco, situándose, gracias a su tenis y a su longevidad, entre las mejores raquetas de la historia de este deporte.

En la tarde de ayer, tras alzarse con la corona en París, Serena Williams completó un camino que inauguró en Wimbledon 2012: el de ganar todos los Grand Slams al menos en tres ocasiones. En ese momento lograr tal hazaña parecía complicado ya que ni siquiera había sumado dos títulos en Roland Garros, pero sus tres últimas temporadas, sobre todo desde que le entrena Patrick Mouratoglou, han hecho posible alcanzar la gloria y aumentar todavía más su leyenda. Precisamente es eso lo que perseguirá en unas horas Novak Djokovic, que buscará completar un magnífico palmarés con el último gran trofeo que le queda por añadir a sus vitrinas

Roland Garros siempre se le resistió al serbio. 2011 fue el año que confirmó a Djokovic como uno de los mejores atletas de esta década. En ese curso ganó tres de los cuatro grandes pero se le resistió París. En ese curso cayó ante un excelso Federer en semifinales y en las tres temporadas siguientes, ya fuese en esa misma ronda o en la final, sucumbió ante Nadal, el rey de la tierra batida. En esta temporada, con el español derrotado con contundencia por la espada de Belgrado en cuartos, el último escollo a superar es el suizo Stan Wawrinka. Un partido. Un sólo triunfo para convertirse en leyenda. En París, como ya le ocurrió a Agassi, Sharapova, Federer o Serena, se recoge el pasaporte hacia la eternidad.

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba