SPORTYOU

Archivo
22 de septiembre de 2020 22/09/20

General

La historia de Zouheir, el falso héroe del Stade de France

zouheir stade france

Las redes sociales y la vorágine de información tras los atentados de París han ayudado a creara un falso héroe: Zouheir, el portero musulmán del Stade de France que evitó una masacre en el interior. Todo nació de un post de Facebook en el que se contaba la historia de un guardia musulmán que se […]


16 de noviembre de 2015 - Sportyou

zouheir stade france

Las redes sociales y la vorágine de información tras los atentados de París han ayudado a creara un falso héroe: Zouheir, el portero musulmán del Stade de France que evitó una masacre en el interior. Todo nació de un post de Facebook en el que se contaba la historia de un guardia musulmán que se enfrentó a los terroristas suicidas y les impidió entrar al estadio.

Cuando el Wall Steet Journal le citó en un artículo, la historia cogió vuelo, aunque en ese artículo se hablaba de algo muy diferente. Y es que el WSJ citaba unas declaraciones de Zouheir en las que decía que “se descubrió que uno de los terroristas llevaba un chaleco de explosivos al ser cacheado en la entrada al estadio. Al intentar alejarse de la seguridad”, dijo Zouheir, “el atacante detonó el chaleco, que estaba cargado con explosivos y tornillos”.

Pero lo que dio al bulo su verdadero impulso fue un tuit de otro periodista del WSJ, Ahmed Al Omran (@ahmed), que enlazó el articulo diciendo que “un guarda de seguridad llamado Zouheir bloqueó la entrada al estadio del terrorista suicida”. A partir de ahí, el héroe ya estaba creado.

A medida que el bulo fue creciendo lo hicieron también las protestas de la gente, que no entendía cómo los medios no contaban esta historia, una de las pocas cosas hermosas de ese día en París. Pero la realidad es que Zouheir jamás hizo esos comentarios, según explica Jacques Lambert, presidente del comité organizador de la Euro 2016. “Ningún guarda o portero reportó esa información”, ha asegurado. Eso lo confirmaría en ‘Liberation‘ Alexandra, una voluntaria que contó que “nos comunicamos por walkie-talkies todo el rato y nunca se habló de algo así”.

Volver arriba