Archivo
18 de junio de 2018 18/06/18

Opinión

Opinión

Zidane, la mejor inversión de Florentino Pérez


  • 09 de marzo
    de 2018
  • Iñaki Cano

El fútbol definitivamente se ha vuelto loco. La burbuja estallará más pronto que tarde. Después de que el Real Madrid eliminara al PSG, el mercado futbolístico ha comenzado a lanzar bulos sobre lo que le podría costarle al Madrid fichar a Neymar. El PSG pagó 220 millones de euros y ahora resulta que el brasileño, sin haber ganado nada con los parisinos, costaría cerca de 400. “Estos romanos cataríes están locos”, que diría Obelix.

Zinedine Zidane no se extrañaba en absoluto del precio de mercado por Neymar y confesaba en la conferencia de prensa previa al partido contra el Eibar, que en su día le pareció también una locura pagar 72 millones de euros por su traspaso de la Juventus al Madrid. Fueron exactamente 76 millones los que Florentino Pérez desembolsó por el francés después de que este, en una servilleta, le respondiera con un YES a la pregunta de si le gustaría firmar por el Real Madrid. SETENTA Y SEIS millones de euros… ¡Qué locura!

Pues qué quieren que les diga… Casi 17 años después de que Zidane fuera presentado por el Real Madrid, el ‘negocio’ de Florentino Pérez fue redondo. Seguramente el mejor que hizo en su vida como presidente del club blanco. Con Zidane como jugador ganó una Liga, dos Supercopas de España, una Supercopa de Europa, una Copa Intercontinental y una Champions League, que estará eternamente en nuestras retinas por el golazo que marcó de volea en Hampden Park.

Por si lo anterior no amortizaba los 76 millones, en menos de 2 años como entrenador Zidane ha dirigido a unos jugadores que han ganado ocho títulos: dos Champions League, dos Mundiales de Clubes, dos Supercopas de Europa, una Liga y una Supercopa de España. Sencillamente impresionante. ¿Hay alguien que haya hecho una inversión mejor que Florentino Pérez en el mundo del fútbol? No. Y por eso, si al final el Real Madrid paga 300 o 400 millones por Neymar, quién sabe si 17 años más tarde también resulte barato. Una inversión arriesgada por la que, casi dos décadas después, Florentino Pérez debe de estar tan hinchado que casi no pueda pasar por las puertas de su casa. Y con razón, se mirará al espejo y dirá: “¡Qué bueno soy!”. Al César lo que es del César y a Florentino Pérez, lo suyo.

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba