SPORTYOU

Archivo
17 de enero de 2020 17/01/20

Opinión

Opinión

Zidane debería creer mucho más en Vinícius Jr.


  • 07 de diciembre
    de 2019
  • Iñaki Cano

Vinícius Jr. sigue sin tener el tino que precisa un delantero del Real Madrid pero frente al RCD Espanyol el brasileño fue el mejor. En un triunfo (2-0) sin brillo del Madrid el único que levantó los aplausos de la grada fue Vinicius con sus desbordes y con sus pases al área.

Mientras que los tres goles de Rodrygo al Galatasaray arrinconaban a Vinícius y cegaban a algunos, muchos seguíamos creyendo en él. Y somos fieles a Vinícius porque, sin meter goles, es el que te levanta de los asientos y es el que te hace prestarle atención a un aburridísimo partido entre un verde Real Madrid y un Espanyol con casi un pie en la Segunda División.

Vinícius Jr., que casi no contaba para Julen Lopetegui porque le veía un poco verde y que en parte le costó al entrenador la continuidad en el Real Madrid por no ponerle, es el mismo jugador pero con ganas de revancha porque tampoco cuenta para Zidane, a quien no le tose ni el que manda. Eso sí, habría que recordarle que la pasada temporada gracias a Vinicius y a Santiago Solari, que sí que puso al brasileño, no hubo desbandada general del Bernabéu. También que este año Vinícius lo intenta una y otra vez, para alegría de los aficionados del Madrid, cada vez que Zidane le da minutos.

Vinícius no es ni mejor ni peor que Rodrygo. Tampoco es el nuevo Pelé y ni tan siquiera se parecerá a Neymar, con el que le quieren comparar. Vinicius quizás tampoco gané el Balón de Oro el año que viene ni esté en el mejor once de la temporada, pero es un jugador alegre, distinto y osado que crea expectativas en la grada del Santiago Bernabéu. Es el futbolista que sin rematar la faena, levanta a los aficionados de sus asientos y en estos tiempos de la ‘robotización’ total del fútbol, se agradece y mucho la presencia de rebeldes como Vinícius Jr. saliéndose del guión aunque no termine sus acciones con una celebración por marcar un gol.

Para hacer las cosas bien y marcar gol, ya está Rodrygo. Lo de Vinícius es otra religión en la que sólo unos pocos devotos aún sin el gol, seguimos creyendo.

Temas relacionados: ,

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba