SPORTYOU

Archivo
19 de julio de 2019 19/07/19

Opinión

Opinión

Yo no quiero ser portero


  • 13 de enero
    de 2012
  • Dani Meroño

Cuando éramos pequeños, nadie quería ponerse de portero en mi grupo de amigos. Es verdad, en mi barrio, hacíamos eso de ir corriendo todos a tocar el larguero y el último que llegara era el que pringaba y se quedaba bajo palos –o entre las dos chaquetas que simulaban los postes–. También estaba la opción de ‘portero mosca’ o ‘portero regateador’, pero era menos habitual.

La historia es que, en Valencia, nadie quería ponerse de portero porque era aburrido, no te divertías y encima si lo hacías muy mal luego te caían palos por todos los lados. Pues algo inversamente proporcional ocurre en el Valencia CF; que todos los porteros quieren venir a jugar, divertirse y triunfar pero, por una extraña causa, todos acaban cayendo en algún tipo de maldición que les impide salir por la puerta grande.

Campagnuolo, Butelle, Hilldebrand, RenanMoyá… muchos son los porteros que han firmado por el Valencia como grandes promesas o guardametas consolidados y ninguno de ellos ha tenido suerte. Las lesiones han sido las que sin duda más han mermado el estado de muchos de ellos, que han tenido que salir por la puerta de atrás con más pena que gloria. Pero lo que está pasando ahora en la portería valencianista supera los límites de la realidad. El Valencia se queda sin porteros.

El problema es gordo, porque, según los servicios médicos del club, el único portero disponible a día de hoy en el primer equipo y el filial es Diego Alves. Con ello, Guaita está arrastrando una importante molestia en la muñeca derecha que podría llevarle al quirófano de manera inminente; Cristiano Pereira padece una pequeña rotura de menisco ; y Saúl y Adrián Lluna del filial están tocados –según los servicios médicos del Valencia CF– y no es aconsejable contar con ellos –pese a que el canterano Saúl afirmaba el martes haber superado sus problemas de tobillo–.

El morbo está servido para el fin de semana. Si expulsan o se lesiona Diego Alves tendría que jugar un Vicente Guaita infiltrado, algo que agravaría su ya extensa recuperación y, lo peor de todo, acabaría perjudicando al equipo. Por lo tanto ¿Quién será el portero suplente? Amigos de la nave del misterio, ¿qué tiene la portería del Valencia que la hace tan complicada? ¿De quién es la culpa de todo esto?

Lo cierto es que el problema está ahí. A eso hay que sumarle que el fichaje del portugués Cristiano Pereira no gustó a un Emery que ya está mirando porteros para el próximo curso. Pero si hablamos de guardametas, el preferido para Unai siempre ha sido y será Claudio Bravo, que este fin de semana curiosamente jugará en Mestalla –aunque sea vistiendo la camiseta de la Real Sociedad–.

Sea como fuere, en una ciudad como Valencia, es complicado y está muy caro ser guardameta. Es una posición donde acabas mal, lesionado o saliendo por la puerta de atrás. Por eso yo, de pequeño, no quería ser portero.

Temas relacionados: , ,

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba