SPORTYOU

Archivo
14 de diciembre de 2019 14/12/19

Opinión

Opinión

Y si la Champions no fuese su torneo


  • 03 de octubre
    de 2019
  • Paco Navacerrada

Se dice desde un tiempo a esta parte, que la Champions League es el torneo fetiche del Real Madrid. Son verdades irrefutables que el equipo madrileño es el que tiene más Champions (trece), y que ganar cuatro torneos de los últimos seis es algo que viste mucho y da mucho brillo. Pero no creo que la Champions League, antes la Copa de Europa, sea el torneo fetiche del Real Madrid.

Ya digo que ganar cuatro Champions de las últimas seis ediciones es un dato espectacular que ningún equipo de Europa ha conseguido siquiera acercarse. Nadie ha ganado, en este formato, tres Champions consecutivas, con lo que nos encontramos ante un equipo cuyo ADN pudiera decir que la Champions es el mundo en el que mejor se desenvuelve. Pero no. No es así.

Tiremos un poco de historia. El Real Madrid ganó las cinco primeras ediciones de la Copa de Europa. No ganó la sexta por medicación de dos árbitros ingleses –Ellis y Leafe-, que lo impidieron. Luego se impuso en 1966 con un equipo lleno de españoles y tuvieron que pasar treinta y dos años para llevar a las vitrinas del Bernabéu la Séptima. Treinta y dos años, que se dice pronto. En ese tiempo, el Madrid ganó dos Copas de la UEFA, llegó a una final de la Copa de Europa y a dos de la Recopa, perdidas las tres ante tres equipos británicos: el Liverpool, en la primera, y Chelsea y Aberdeen, en las segundas. Varias semifinales, pero nada más. Y en ese tiempo, el Real Madrid ganó dieciséis Ligas.

Lo normal sería ganar más Ligas que Champions. Lo contrario es lo anormal. Ganar la Champions es muy difícil e imponerse en cuatro de las últimas seis no es lo habitual y la gente se cree que la Champions hay que ganarla año sí y año también. Pero no. Eso no puede ser. El empate del martes ante el Brujas deja entrever unas cuantas deficiencias en los esquemas del equipo y es un aviso a navegantes que se habían creído que tres regulares encuentros y sin recibir un gol era suficiente para dar la vuelta a una ausencia de juego alarmante. Lo que es una realidad es que el Madrid es líder de LaLiga y el sábado juega contra el Granada. Un triunfo y se irá al parón de selecciones primero. Primero en su verdadero torneo fetiche, porque son treinta y tres las Ligas que el Madrid tiene en sus vitrinas, muchas más que el segundo. La Liga debe ser prioridad y Zidane lo tiene claro.

Temas relacionados:

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba