SPORTYOU

Archivo
19 de enero de 2020 19/01/20

General

Xavi surge en la desesperación

Como si se tratara del Real Madrid del año pasado, a este Barcelona le va la épica. Le cuesta mucho, pero resuelve sus partidos aunque sea sin convencer. Sube las revoluciones cuando hay que hacerlo, acumula delanteros en el área contraria, juega a veces a la ruleta rusa. Y, al menos de momento, siempre sale […]


22 de septiembre de 2012 José Mendoza - Sportyou

Como si se tratara del Real Madrid del año pasado, a este Barcelona le va la épica. Le cuesta mucho, pero resuelve sus partidos aunque sea sin convencer. Sube las revoluciones cuando hay que hacerlo, acumula delanteros en el área contraria, juega a veces a la ruleta rusa. Y, al menos de momento, siempre sale ganando. Remontó en El Sadar y ante el Spartak de Moscú, sufrió frente al Valencia y lo volvió a pasar mal ante el Granada de un Toño portentoso. Justo antes de que Xavi pusiera el balón en la escuadra, Valdés salvó un mano a mano de Orellana. Y es que ante la desesperación, el Barcelona había arriesgado y convertido el partido en un correcalles.

La emboscada de Anquela funcionaba, y se basó en convertir a su equipo en un acordeón. Mezclaba con mucha facilidad y coordinación presión en campo contrario con defensa replegada y los extremos muy cerca de los laterales y mediocentros para anular espacios. Lo sufrió sobre todo Messi, desesperado con Iñigo López y Borja Gómez emulando a Terry y Cahill en la pasada semifinal de la Champions. Los dos centrales rechazaron todos los disparos del argentino. le desquiciaron tanto ellos como la acumulación de jugadores en el centro del campo, y lo pagó con reprimendas excesivas a Thiago y sobre todo a Villa. Y si Messi está incómodo en el campo también lo está el Barcelona.

Pero, al contrario de otras ocasiones, no era cuestión de apatía o de dejarse llevar. El equipo de Tito Vilanova le estaba poniendo mucha intensidad, pero su problema era no encontrar respuestas al excelente planteamiento del Granada. Y que el lógico desentendimiento entre Song y Mascherano en el centro de la defensa se contagió al resto. Las dudas se instalaron en el Camp Nou desde los primeros minutos debido a varias acciones de peligro en los pies de Floro Flores, Mikel Rico y Siqueira. Hasta la segunda parte Toño solo tuvo que trabajar en un disparo el muñeco de Cesc y en un despeje de Borja que se envenenó. Del resto de ocupaban sus centrales.

Así que Tito recurrió a Pedro, Xavi y Tello. El mediocentro puso orden, los extremos estiraron la defensa andaluza y se desató la tormenta. Toño terminó de desquiciar al Barcelona, que entonces sí encontraba soluciones. La actuación del portero fue memorable. Daba igual que se pusiera por delante Messi, Cesc o Xavi. A cada disparo respondía con un paradón. Así que no le quedó más remedio a Xavi que ponérselo imposible. Recogió un balón suelto en el borde del área y lo colocó en la escuadra. Ni con motor podía llegar ahí Toño. La efusiva y enrabietada celebración fue síntoma de la furia que tenía dentro el equipo azulgrana. La visita del Granada, a priori rutinaria, se había convertido en una final. De momento, el Barcelona de Tito es diferente al de Guardiola. El tiempo dirá si mejor o peor.

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba