SPORTYOU

Archivo
26 de enero de 2022 26/01/22

LaLiga Santander

Xavi Hernández pudo perder en Granada al arriesgar con los cambios

El entrenador dijo saber el riesgo que corría y argumentó que lo hizo por la necesidad de tener el balón en campo contrario que le daría más control de partido


8 de enero de 2022 - Sportyou

Xavi Hernández, entrenador del FC Barcelona se la jugó en Granada con los cambios ya que estuvo al borde de la alineación indebida al sacar a Álvaro Sanz al campo en vez deutilizar a Riqui Puig que sí tiene ficha del primer equipo. Si el colegiado, González Fuertes, hubiera expulsado a otro futbolista más con ficha del primer equipo, se hubiera quedado en el campo con menos de siete profesionales y eso hubiera implicado a Xavi Hernández en una alineación indebida y la pérdida del encuentro contra el Granada CF.

El entrenador azulgrana se la jugó con los cambios pese al riesgo de cometer alineación indebida ya que cualquier contratiempo en forma de roja o lesión, el Barça se habría quedado con seis futbolistas del primer equipo y eso reglamentariamente hablando es alineación indebida y por lo tanto la pérdida de los tres puntos. Xavi Hernández explico en sala de prensa los motivos del cambio aunque no muy convencido de conocer la situación que había generado: «Es un riesgo que he tomado. Es una evidencia pero teníamos que controlar el partido y necesitábamos a Álvaro Sanz. Teníamos muchas pérdidas y lo necesitábamos. Hemos tomado ese riesgo porque quedaban diez o doce minutos y queríamos tener el balón».

El FC Barcelona con los cambios de su entrenador, jugó con fuego en el Nuevo los Cármenes a la hora de gestionar el número de jugadores del primer equipo que podían terminar el partido. Tras la lesión de Eric y tras la expulsión de Gavi, Xavi movió el banquillo y dejó al Barcelona con solo siete jugadores de la primera plantilla. Una lesión o una roja de uno de esos siete futbolistas hubiera dejado al Barça con sólo seis jugadores y eso significaría que Xavi Hernández hubiera perdido el partido y al parecer nadie le insistió para que no lo hiciera porque en sala de prensa, sus explicaciones no dejaron claro si se refería a la posible alineación indebida o a meter a un jugador del filial por Ousmane Dembélé.

Aunque no estaba amonestado anteriormente, Gerard Piqué podía haber sido expulsado con tarjeta roja directa por una entrada por detrás a un jugador del Granada y ni tan siquiera el colegiado le llegó a mostrar la tarjeta amarilla. Si el árbitro le hubiera expulsado, el FC Barcelona con el reglamento en la mano, hubiera perdido el partido por el riesgo que había tomado su entrenador que ya tenía en el campo a Álvaro Sanz, Abde y Nico.

Volver arriba