SPORTYOU

Archivo
14 de agosto de 2022 14/08/22

Opinión

Opinión

Week 1


  • 05 de noviembre
    de 2012
  • Iñaki Cano Martínez

Kevin Durant

Como cuando volvíamos al colegio después de un verano alejado de los libros. Saludas a la compañeros y empiezas a aceptar a los profesores. Te vas adaptando a tu pupitre y tu lugar en la clase, robas miradas a la nueva chica de clase y te mentalizas cada día con lo que te espera. Una sensación de desubicación te domina al principio.

Los Lakers viven su proceso de «reeducación» en un ambiente caliente que no admite ni una mirada pérdida. El choque con la realidad ha sido agresivo y brutal. Afinar a tanto solista para que suene como una orquesta, nuevos sistemas que digerir para estómagos ya veteranos y un director como Mike Brown que no ayuda a mantener la calma. Señalado como culpable principal, el técnico que usa los vasos para otras que no son beber está en el banquillo de los acusados. El ego de Kobe y su acaparamiento de la bola se salvan de momento. Y para rematar, Nash está lesionado y la semana de bajá se antoja excesivamente corta para una fractura leve de peroné. Necesitan tiempo pero en L.A. no lo hay. La inmediatez de la victoria en proporcional al dinero gastado y a las portadas acaparadas.

O la química está latente en el vestuario de los Thunder o se ha perdido ese factor especial que le convertía en una apisonadora pilotada por Durant. Hasta la noche del domingo, habían perdido dos encuentros, cosa que no debería preocupar teniendo en cuenta que es el comienzo de noviembre, pero que dejó síntomas de atasco en ataque (Westbrook decide mal y Durant no puede ejercer de superhéroe en cada posesión) y fatiga en defensa. La mejor noticia en la irrupción explosiva del recién llegado Kevin Martin.

La bola fluye. Juegan con dos bases. Son el equipo más «maduro» de toda la liga pero los síntomas son ilusionantes para los fans de los Knicks. Los Celtics no han empezado bien pero tienen las herramientas suficientes para seguir dando guerra. Miami vive cuajado y sabedor que tienen capacidad para repetir anillo.

Sólo llevamos una semana y lo que ahora es negro, una racha de cuatro victorias lo transforma en blanco , y los grandes equipos están aún colocando los libros en la cajonera.

Volver arriba