SPORTYOU

Archivo
23 de mayo de 2022 23/05/22

Opinión

Opinión

Kevin Durant, campeón de campeones


  • 13 de junio
    de 2017
  • Antonio Gil

Estaba escrito. O al menos esbozado en un borrador muy fiable de lo que sería la temporada 2016-17. Golden State Warriors era el (súper) equipo llamado a coronarse campeón de la NBA y ni siquiera LeBron James y sus secuaces fueron capaces de cambiar el guion preestablecido. Un rotundo 4-1 en las Finales 2017 y los de la bahía de Oakland celebrando su segundo anillo en tres años consecutivos llegando hasta la serie definitiva por el título. Punto. Fin de la historia… o casi. Kevin Durant merece un capítulo propio.

El alero llegó a los Warriors este verano con un único objetivo: ganar el campeonato. Dejaba Oklahoma City Thunder y se divorciaba de su, hasta entonces, inseparable Russell Westbrook para enfundarse el uniforme de un equipo que aspiraba a todo, pero necesitaba de una estrella más para recuperar el trono al que Cleveland Cavaliers se había subido en 2016. Era un matrimonio de conveniencia en toda regla y Kevin Durant se convirtió en el centro de innumerables críticas, la mayoría desproporcionadas. El otrora niño bueno de la NBA se transformó en una diana de odio y un saco de golpes que ahora se ha vuelto contra sus ‘haters’. KD no ha sido uno más en la consecución del título de los Warriors. No ha sido una pieza del engranaje de astros del conjunto californiano. Ha sido el mejor de los mejores.

Lo siento por Stephen Curry, pero el que sólo quería rodearse de estrellas para poder lograr un anillo ha ganado él solito las Finales 2017. MVP por méritos propios, en un duelo constante con un LeBron James desatado y en modo ‘one man army’. Como le repetía su madre una y otra vez antes de recibir el galardón de manos del mítico Bill Russell, “digan lo que digan, lo has conseguido”. Y lo mejor de todo es que lo ha conseguido sin ser secundario o actor de reparto. Lo ha hecho siendo el protagonista dentro de un equipo que pasará a la historia como uno de los mejores de todos los tiempos. Ya lo advertía la marca deportiva Nike hace años: “KD is not nice”. Pues larga vida a esta versión de Kevin Durant.

Volver arriba