SPORTYOU

Archivo
23 de julio de 2024 23/07/24

Opinión

Opinión

Vinicius, sigue empeñado en ‘pelearse’ hasta con los suyos


  • 07 de abril
    de 2023
  • Iñaki Cano

No hay que discutir cuando alguien duda de la calidad de Vinicius Jr. como jugador de fútbol. No. No perdamos el tiempo en esas discusiones porque el brasileño es uno de los cinco mejores jugadores del mundo. Otra cuestión es si podrá ascender en esos escalones que deberá subir para convertirse en el mejor. Mucho debería cambiar Vinicius Jr. para alcanzar esa corona que ya toca con la punta de sus dedos, pero que se le escapa con cada bronca que monta o le montan, pero en la que él participa como primera estrella.

En el último ‘Clásico’ con el balón lo bordó. Un gol. Un penalti que le hicieron y una jugada para la historia con ese pase a Benzema entregándole el balón tras un doble toque de derecha a izquierda… ‘tac-tac’ en carrera y a toda velocidad. Un pase que sólo se le puede ocurrir a los grandes. Vinicius Jr. es un jugador que nunca se cansa de encarar le marquen de cerca, de lejos, suave o como la mayoría, mostrándole los tacos. Lo intenta una y otra vez. El brasileño es así y no me gustaría que cambiara en ese sentido.

Muy distinto son sus ‘peleas’ constantes con todo el mundo. No hay partido en el que tenga una trifulca con alguien. A veces pequeñas bronquitas y en otras ocasiones muy grandes. En la vuelta de las semifinales de Copa del Rey en el Camp Nou, con la final en el bolsillo, se embolicó con todo el que se cruzase en su camino. No distinguió color de camiseta. Vinicius contra todos porque todos le quería molestar, desde su punto de vista que a veces cree el brasileño que es el único y además el bueno.

¡Ya está bien! A Vinicius le quiero en mi equipo pero como jugador y no como ‘el peleas’ del barrio. La imagen de su pase en el gol de Benzema estará para siempre en la memoria de los aficionados. También para siempre quedará ese momento en el que dos Balones de Oro, Benzema y Modric junto a un Campeón del Mundo como Toni Kroos, se lo llevaban a empellones hacia el banquillo para evitar, una vez más, otra pelea de un genial futbolista que no termina de entender ese ‘otro’ fútbol que busca ensuciar a los buenos para sacarlos de los partidos.

Sus aplaudidores, obnubilados por sus genialidades, deberían cantarle las cuarenta y obligarle a comportarse como corresponde a un jugador del Real Madrid que porta el escudo del club que le paga y al que además de hacerle ganar partidos a veces, colabora descentrando a todo el mundo, a estropear los planes de su entrenador, compañeros y club. Vinicius, nunca llegará a ser el mejor del mundo si los cables se le siguen cruzando por un empujón, un insulto o una persecución constante de sus tobillos. El día que quiera le explico cosas de Maradona, Cruyff, Ronaldo Nazario o de Amancio Amaro… a todos les pegaron e insultaron, pero ellos respondieron con regates, caños, sombreros, goles y con pases de gol como el de Vinicius en el Camp Nou, ‘tac-tac’, que enfadan más que los empujones y las peleas en las que el brasileño pretende ganar cada día.

Volver arriba