Archivo
20 de enero de 2019 20/01/19

Copa del Rey

Vinícius y Odriozola alejan los fantasmas del Madrid en Melilla

En el primer partido de Solari, el brasileño participó en dos goles y el donostiarra marcó el tercero y asistió en el cuarto


31 de octubre de 2018 - Sportyou

Santiago Solari se ha estrenado al frente del primer equipo del Real Madrid con una victoria por 0-4 sin demasiado mayores dificultades ante el Melilla. El conjunto blanco resolvió en la primera parte, en un encuentro en el que Vinícius y Odriozola, dos de los que menos contaban con Lopetegui, se han reivindicado.

Pese al ímpetu con el que salieron los jugadores del Melilla, y exceptando una estirada de Navas a disparo de Igor en la primera mitad, fue el Real Madrid quien pasó sin llegar a apretar sobre los azulinos. No fue hasta casi la media hora cuando Odriozola, que fue un Fórmula 1 en su banda, puso por la derecha a Benzema para poner el 0-1. Al poco, Vinícius habilitó a Marco Asensio con un pase medido y con el 0-2 se acabó el Meilla y la primera parte.

Solari dio descanso a Benzema y a Ramos para la segunda mitad, pero con Valverde y Nacho en el campo siguió siendo Odriozola quien mandaba junto a Vinícius en la punta. No obstante, Ruano tuvo una gran ocasión para poner el 1-2 en el marcador, con un remate que se fue fuera, antes de que el Real Madrid confirmara la victoria.

Ahí entraron en juego los dos mejores del encuentro: Vinícius salvó un balón con un gran recurso, un taconazo en el área, que acabó en un disparo a bocajarro de Reguilón para que, el rebote que sacó como pudo el portero melillense, fuera empujado por Odriozola, que así marcó su primer tanto oficial de blanco.

Vinícius dedicó el final del partido a mostrar argumentos para sus fans: un centro de rabona, un disparo medido a la escuadra que sacó Dani Barrio como pudo, y la constante presencia en el ataque. El definitivo 0-4 lo marcó Cristo, que salió al campo por Asensio, a centro de Odriozola, que fue el otro que se reivindicó.

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba