SPORTYOU

Archivo
18 de agosto de 2019 18/08/19

Opinión

Opinión

Veinte vueltas rápidas para estrategias lentas


  • 12 de julio
    de 2009
  • Ojo al Dato

A veces uno tiene la sensación de que Renault y Fernando Alonso se quieren complicar la vida aposta. Cuando necesitan el embrague para la salida resulta que se les rompe en la vuelta de formación y, encima el español trompea ensuciando sus sensibles y vitales neumáticos superblandos. Resultado: Alonso pierde cuatro posiciones en la salida. El R29 con los neumáticos blandos era un coche vulgar. El primer tercio de carrera de Alonso fue ‘regulero’ que decía un buen amigo mío, varado tras los BMW y sin capacidad de adelantamiento. Si hasta Fisichella -sí, Fisichella- le adelantó con ley.

Pero llegó la dureza en forma de cubiertas y ese R29 que parecía un toro manso y resignado tornó hacia un torito bravío y de casta valiente como rezaba la canción. Y Alonso se lo creyó. Vio que los tiempos salían y se lanzó. Cargado pero con duros era más rápido que otros descargados y con blandos. El no va más. Alonso volvía a rodar, esto no es nuevo, en los tiempos de cabeza, como ya contábamos en Silverstone o en Mónaco.

Hasta que volvió a toparse con otro muro, en este caso alemán, de nombre Timo. Glock aguantó sus 37 primeras vueltas (!!) en pista sin repostar, frenando a Alonso hasta más de un segundo por giro. Ahí se le fue el quinto puesto al asturiano. Una vez que el teutón se quitó de en medio, Fernando volvió a la senda de los buenos tiempos, incluso tras el segundo repostaje y con neumáticos duros y nuevos, marcó la vuelta rápida en pista. Con un R29, sí pero la cosa no quedó ahí. A riesgo de equivocarme, contabilicé que de las últimas 25 vueltas de carrera por lo menos en 20 de ellas, Alonso fue el más rápido de todos los coches.

Entonces ¿Dónde está el problema de Renault? Está en la estrategia, en no conocer su potencial adaptado a cada circuito y explotarlo al máximo. No son los ingenieros en Enstone ni los de Viry-Chatillon, no es Fernando Alonso, el problema está focalizado en el equipo de estrategas que está en el circuito, a pie de pista. No saben leer ni los previos ni las carreras. Ahí tienen que revisar y poner orden.

No quiero terminar sin resaltar lo difícil que sigue siendo adelantar en la F1. Lógico, la eliminación del doble difusor y elementos aerodinámicos tenían por misión facilitar los adelantamientos. Si metes dobles difusores y hasta triples difusores, ahí no adelanta ni el Tato. La FIA quiso dejar el doble difusor, ellos sabrán.

Felicidades a Webber por su victoria, que mete en problemas a esa escudería por la gestión de egos de cara al final de la temporada, al tiempo. La carrera de Rosberg ha sido silenciosa pero tremendamente efectiva, tanto por las decisiones de su equipo como la conducción del piloto -se está ganando esa vacante en Mclaren. Brawn GP empieza a oxidarse pero si son listos pueden manejar la diferencia sobre Red Bull con cierta soltura. Por cierto, sobre lo que hablaba ayer, los motores Renault le han dado un soberano repaso a los Mercedes. En quince días, Hungría con Alguersuari sentado a los mandos de un Toro Rosso y Fernando Alonso sin ninguna mejora en su R29.

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba