SPORTYOU

Archivo
18 de agosto de 2019 18/08/19

Opinión

Opinión

Váyase, señor Mosley


  • 23 de marzo
    de 2009
  • David Sánchez de Castro

Vaya por delante que no voy a sacar a relucir su ascendencia familiar para calificar a este personaje, sería lo más fácil (busquen en la Wikipedia). Max Mosley, sempiterno presidente de la Federación Internacional de Automovilismo (FIA) ha perdido el norte. Bueno, más bien lo perdió hace tiempo, pero últimamente está bastante peor de lo normal. Se le ha ido de las manos. Como si de un Vicente Boluda cualquiera se tratase, este ínclito británico, de los británicos de toda la vida, ahora se desentiende de todas las decisiones que por su cargo debería asumir.

Tras la discutible y discutida decisión de considerar sólo las victorias para decidir quién será campeón, que afortunadamente la asociación de pilotos obligó a echar para atrás al menos un año, ahora dice que él no entra en si los difusores presuntamente irregulares que han estado montando Brawn GP, Williams y Toyota en los test de pretemporada son legales o no. ¿A qué juega usted, señor Mosley? ¿Primero les da su aprobación, como máximo responsable de que se cumplan las normas en la competición, y ahora dice que serán los comisarios los que en Australia, una vez disputada ya la carrera, decidirán si son legales o no? Por el bien y la tranquilidad de la Fórmula 1, esperemos que ninguno de los pilotos de los equipos nombrados alcancen el podio, porque si no, ya tenemos culebrón del año.

No se si es una marioneta en manos de Bernie Ecclestone, o es que realmente tiene un problema serio a la hora de tomar decisiones. Sus aficiones sexuales casi le cuestan el puesto el año pasado, salvó una moción de confianza bajo la máscara de una supuesta conspiración por parte de la prensa sensacionalista de su país, y anunció que en junio decidirá si se presenta a la reelección en octubre de este año, cuando finaliza su cuarto mandato. Pues que no se lo piense más.

La Fórmula 1 del siglo XXI, y el automovilismo en general (el Mundial de Rallies es una competición cada vez más cadavérica, en parte, por su culpa), no necesita a un presidente así. Que se vaya a su casa, a disfrutar de su dinero en una merecida jubilación y de sus hobbies. Eso sí, como aficionado, le pido que antes deje todo ‘atado y bien atado’ para que el próximo presidente (suenan nombres como Alain Prost, Jean Todt o, incluso, el actual primer ministro francés François Fillon) no tenga que levantar las alfombras para limpiar a fondo.

Temas relacionados: , ,

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba