Archivo
25 de junio de 2019 25/06/19

Opinión

Opinión

VAR: las hormigas y los elefantes


  • 15 de enero
    de 2019
  • Iñaki Cano

Soy muy partidario del VAR, y mucho más con las reflexiones del ‘nuevo’ arbitraje en LaLiga. Nuestros árbitros están preparados para dirigir el ‘negocio’ del fútbol y los intereses de los equipos de nuestro campeonato. Antes tenían que parecer legales y decentes, como la mujer del César. Ahora, Carlos Velasco Carballo, presidente del Comité Técnico de Árbitros de la RFEF, ha tapado la boca a muchos que dudaban de las actuaciones de los árbitros por haberse equivocado, especialmente en contra del Real Madrid.

Los árbitros reconocen que se equivocan. Cometen errores que pueden perjudicar los intereses de algunos clubes pero, con la llegada de la tecnología, minimizan los fallos. La conferencia de prensa de Velasco y Clos Gómez ha demostrado que los árbitros son excelentes profesionales que intentan cumplir con lo que ven en el campo y que ahora también lo hacen a través de la televisión. Para los malintencionados, los árbitros españoles no son dudosos y además, mientras no se demuestre lo contrario, son honestos.

La RFEF y el CTA han cambiado para bien. Hacía muchísimas temporadas en el que el ocultismo arbitral planteaba serias dudas públicas. Con los audios y las imágenes del VAR han demostrado que no pitan por el color de los equipos. Sancionan lo que ven. Y se equivocan, incluso viendo siete u ocho repeticiones. Pero fallan y aciertan sin mal pensados intereses.

Los árbitros de LaLiga han demostrado en la primera vuelta que, con la ayuda el VAR, han acertado más veces que errado. Han repartido mejor y por igual la justicia aunque algunos no lo quieran ver e intenten presionar para que en un futuro les favorezcan. O eso se creen que supuestamente sucederá con sus amenazas. El VAR es el cambio más grande que ha tenido el mundo del fútbol. Con las imágenes, los del VAR ayudan al árbitro a encontrar elefantes, no hormigas. Los árbitros, como los jugadores y como un servidor, se equivocan, pero ojalá todos en nuestras vidas tuviéramos un VAR que encontrara las rocas y no las chinas de nuestro camino. Para no tropezar en la misma piedra una y otra vez.

Por eso… ¡viva el VAR!

Temas relacionados: , ,

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba