Archivo
17 de julio de 2018 17/07/18

Opinión

Opinión

El VAR es un gran invento


  • 21 de junio
    de 2018
  • Paco Navacerrada

Cada cuatro años. Es cada cuatro años el Mundial. Una pena, porque a los futboleros nos gustaría que su periodicidad no fuese tan lejana en el tiempo. Supongo que si fuese de otra forma quizás no levantaría las pasiones que levanta en todo el mundo. Porque la Copa del Mundo de la FIFA es un espectáculo global que aglutina a millones de espectadores y levanta multitud de pasiones.

Y como cada edición, el Mundial presenta novedades y la de este año no es otra que la implantación del VAR. Yo soy de los que creen que la tecnología ayudará a desenredar un montón de jugadas polémicas que el árbitro, por circunstancias diversas, no ha podido ver. En este Mundial ya se han cobrado algunas de ellas. Por ejemplo, en el partido Francia-Australia, la victoria francesa llegó vía tecnología. El VAR convirtió en penalti una caída de Griezmann en el área que el árbitro no vio y el gol de Pogba le sonó al colegiado en el reloj que lleva en la muñeca.

Sin duda, que el VAR es un gran invento. Un gran invento, sin embargo, que no terminará de arreglar lo que el árbitro no ve o deja de ver o ve, pero no le parece infracción. El VAR se aplicará en cuatro supuestos: gol, penaltis, tarjetas rojas directas y confusión de identidad. En estos cuatro supuestos no se encuentra el que sucedió en el partido Irán-España. El VAR revisó una jugada que ya habían arbitrado bien el asistente y el árbitro uruguayo. El asistente vio incorrecta la posición del jugador iraní y levantó la bandera advirtiendo al árbitro. Que el VAR revisase esa jugada fue cruel para los iraníes, porque se hicieron ilusiones, y también para España, porque se impidió que nuestra selección sacase rápido y pudiese montar un contragolpe mortal de necesidad.

Lo alucinante de todo esto es el desconocimiento de los que hablan por la tele o por la radio o escriben en medios impresos o digitales. En esta jugada concreta, todos hablan de gol anulado, cuando el gol no lo anula el VAR. El gol no subió nunca al marcador, por lo que no pudo anularse. El asistente levantó la bandera señalando una infracción y el árbitro sancionó dicha infracción, que en este caso era un fuera de juego. El VAR puede que solucione muchas cosas, pero el desconocimiento dudo que pueda con él.

A todo esto, España se trabajó la victoria contra Irán y el lunes sabrá en qué orden se han clasificado para octavos Rusia y Uruguay, sus rivales en un posible cruce en la siguiente ronda. Y el Mundial avanza. Y me han gustado Bélgica e Inglaterra. También España, sobre todo contra Portugal, que no creo que tenga ahora tanta suerte como en la Eurocopa, aunque tenga a Cristiano Ronaldo. Cristiano es muy bueno pero, a veces, los milagros, simplemente, no se pueden hacer. Como Leo Messi, rodeado de auténticos ganapanes. Es imposible que Messi pueda hacer algo con semejante elenco. Argentina lo tiene difícil, como Alemania. Como Brasil, pese a Neymar, al que frieron, con la aquiescencia del árbitro, a patadas los suizos el otro día.

El Mundial, cada cuatro años nos tiene durante un mes en el más absoluto séptimo cielo. Nos mata y nos da la vida. Es nuestro sueño. Lo disfrutaremos y después a esperar otros cuatro años.

PD. No quiero dejar de felicitar a la sección de baloncesto del Real Madrid que el martes pasado se proclamó campeón de la Liga ACB. No me gustaría comparar épocas, pero estoy seguro de que el Real Madrid está viviendo la mejor época de su historia. Los títulos son los que dan lustre al palmarés y Pablo Laso ya es una leyenda a la altura de Pedro Ferrándiz o Lolo Sáinz. Quince títulos de Laso desde que en 2011 se hizo cargo de la sección. Desde que llegó, el Madrid de Laso ha jugado todas las finales de la Liga ACB: siete. Ganó cuatro y perdió tres, pero ahí estuvo. Eso es lo que ha conseguido Pablo Laso, devolver al Madrid al lugar del que nunca debió bajar y hacerlo competir. Quince títulos de veintiuna finales; veintiuna finales de veintinueve posibles. Números que asustan, números de antaño, números de hoy. Enhorabuena Real Madrid, felicidades Pablo Laso.

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba