SPORTYOU

Archivo
17 de enero de 2020 17/01/20

Opinión

Opinión

¿VAR? Depende de para quién


  • 14 de diciembre
    de 2019
  • Iñaki Cano

El señor Alberola Rojas y sus compañeros del VAR me hacen mal pensar. ¿Por qué? Pues sencillamente porque no es normal ver un agarrón y otro no. O lo que es aún peor, verlo y no pitarlo. ¿Para qué queremos las televisiones y las repeticiones del VAR?

Siempre defenderé a los más débiles del fútbol que no son otros que los árbitros pero a veces ellos mismos se atacan y les dan argumentos a sus detractores. En Anoeta, el Señor Alberola Rojas pitó un penalti por clarísimo agarrón de Busquets a Llorente. Después, con 2-2 y en el añadido, ni árbitro, ni los del VAR, ven el agarrón de Llorente a Piqué. Todo el mundo, salvo los anti culés, lo vieron también, pero el colegiado dijo que nones. Que no había pasado nada y que los dos se estaban agarrando.

Puede que lleve razón con eso de que son los dos, pero alguno empezó y por lo tanto si ha visto agarrón, hubo falta y no se pitó. Habiendo VAR debería haberse acercado a la televisión para cerciorarse de que no hubo penalti. No somos perfectos. Ni tan siquiera el Sr. Alberola Rojas lo es. Por muy seguro que estuviera debería haberlo revisado él o sus compañeros del VAR que lo vieron como todos los telespectadores, exceptuando los anti.

¿Por qué no lo revisó el Sr. Alberola Rojas? Ah, es que el protocolo le da la libertad al árbitro de decidir. Pues para eso no hacían falta tantas alforjas. Me sobran tantos cables, pantallas y tantos árbitros en cada partido. Lo siento. Yo seguiré defendiendo a los árbitros y al VAR, pero después de lo de Anoeta se me siguen ampliando las dudas de si ha sido o no un acierto lo de la Asistencia al Árbitro por Vídeo.

Siento lo sucedido en Anoeta porque a partir de ahora se seguirá dudando de los árbitros. Antes sólo lo hacían de los que estaban en el campo y ahora, se duda de los del cuarto del VOR, de los realizadores, de los errores manifiestos, de los fallos obvios y de cualquiera que se mueva. La autoridad, la aparente sapiencia del reglamento y ‘el aquí mando yo’ no han cambiado desde los tiempos de maricastaña y, por eso, me atrevo a escribir que el VAR se aplicará dependiendo de contra quién y en qué momento. Al menos podían disimular viendo el televisor que les han instalado en los campos.

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba