Archivo
21 de octubre de 2018 21/10/18

Opinión

Opinión

¡Vamos, venga!


  • 30 de septiembre
    de 2018
  • Manolo Oliveros

Hay tiempo. Acaba de pasar septiembre y queda mucha temporada por delante para ponerse a trabajar con sentido común y con responsabilidad para enderezar la situación. Me refiero al Barça, pero me podría referir a más equipos, incluidos por supuesto, el Real Madrid y el Atlético de Madrid.

Las portadas en Barcelona después de la jornada del sábado, destacan al FC Barcelona como líder de la Liga. Y es verdad. A partir de ahí cada uno ha de hacer autocrítica y hacer las cosas mucho mejor. Se supone que, a pesar de que no esté Iniesta, hay calidad suficiente en la plantilla para hacer las cosas mejor.

Ernesto Valverde ha de tener la autoridad y la tranquilidad suficiente para corregir errores de gestión y conseguir que cada uno de los jugadores cumpla con el rol que se le asigna. Tiene 23 jugadores a su disposición para organizar cada partido. Un equipo capaz de jugar mejor y de competir al más alto nivel. Son jugadores de calidad o eso se les supone, y de alta profesionalidad. Así hay que exigirles. Porque a final de mes, cobran religiosamente como si fueran los mejores del mundo. A ésos profesionales, Valverde debe de darles un papel en la función de cada partido y cada uno debe representar su rol a la perfección.

El único que manda es el director de la obra, Ernesto Valverde. El los ha de poner a cada uno en su sitio. Geográfica y metafóricamente. El defensa ha de defender. El centro del campo ha de ayudar, los delanteros han de ser solidarios además de marcar goles. Las líneas más juntas. Y en fin, cada uno a cumplir con su papel. El entrenador, el primero. Debe gestionar la plantilla con autoridad y sentido común. Conseguir que sea un equipo. Que jueguen bien y que compitan mejor. No ha de ser tan difícil. El año pasado lo consiguió casi siempre. Andrés Iniesta: ¿Por qué no te quedaste un año más?

Temas relacionados: ,

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba