Archivo
17 de noviembre de 2018 17/11/18

Opinión

Opinión

Valencia, las penas y alegrías del Real Madrid


  • 01 de febrero
    de 2018
  • Paco Navacerrada

Transita el Real Madrid por la temporada 2017-18 como alma en pena. Tras su comienzo supersónico en agosto, el equipo blanco entró como en trance para dejar servida en bandeja de plata, en enero, la Liga al Barcelona y la Copa del Rey al que la quiera coger, que, o mucho me equivoco o también será el Barça. No fue un punto de inflexión el Mundial de Clubes y en enero el único objetivo merengue es la Copa de Europa. Es arriesgado jugárselo todo a la carta de la Champions, pero así es el Real Madrid, al que le gusta eso del más difícil todavía.

No sé si la Champions le llega en un buen momento al Real Madrid, que lleva once goles en los dos últimos partidos de Liga, pero entremedias de esos dos echó el borrón de la Copa contra el Leganés. No sé si esa riada de goles hay que tomársela en serio -entiendo que sí- o si, por el contrario, será un espejismo, como viene siendo toda la temporada.

El Madrid jugó bien el otro día en Valencia. Hizo un partido serio, con su ración de errores, pero eso ya es algo intrínseco al Real Madrid. Marcó cuatro goles y pudo hacer alguno más. Sin embargo, no creo que jugara mejor en Mestalla que en el partido de la primera vuelta en el Bernabéu. En aquel choque el resultado fue de empate a dos goles, pero a poco que Benzema hubiese marcado la mitad de las ocasiones que tuvo, el partido hubiese terminado con goleada del Madrid.

También se habla de los penaltis que señaló Estrada Fernández al Madrid el otro día. Nadie podrá decir que no lo eran. Clamorosos. Tan claros como los tres que le dejaron de pitar en el partido de la primera vuelta. La sospecha es por qué ahora sí se pitan. Cuando el Madrid se encuentra a diecinueve puntos del líder -desventaja mastodóntica-, ahora sí le pitan los penaltis claros.

Y si las penas del Madrid empezaron contra el Valencia en la primera vuelta, puede que ahora esas penas se tornen esperanzas y se encare con más optimismo la eliminatoria de Champions contra el París Saint Germain. Parece como si el PSG fuese la mismísima Brasil del 70, con Pelé al frente, y nadie recuerda que el vigente campeón de Europa es el Real Madrid y el Madrid siempre vuelve. Quedan dos semanas para el partido más importante de la temporada para el club blanco. Para esas fechas, estoy seguro de ello, el Real Madrid ya estará dando su mejor versión. Porque la Champions bien merece un buen lavado de cara.

Temas relacionados:

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba