SPORTYOU

Archivo
14 de noviembre de 2019 14/11/19

Baloncesto

Valencia Basket se proclama campeón de la liga ACB de baloncesto

Vence en el cuarto partido de la serie final al Real Madrid (87-76) y gana la liga por primera vez en su historia


16 de junio de 2017 Chema Mancha - Sportyou

El Valencia Basket Club se ha proclamado campeón de la Liga ACB por primera vez en la historia tras derrotar al Real Madrid en el cuarto partido de la serie final por 87-76. La Fuente de San Luis no falló y se llenó hasta arriba desde una hora antes del partido, 8.500 espectadores, para el histórico momento.

Will Thomas, Antoine Diot, Roman Sato, Bojan Dubljevic, Guillem Vives, Rafa Martínez, Pierre Oriola, Fernando San Emeterio, Mike Toby, Joan Sastre, Lucas Sikma y Vlacheslav Kratsov, junto al lesionado Sam Van Rossom, el técnico, Pedro Martínez, y el dueño, Juan Roig, ya son historia del baloncesto.

El equipo de Pedro Martínez superó sus miedos, aquellos de las dos finales perdidas este mismo año, una de ellas contra el mismo rival. Un conjunto coral que ha ido superando con tenacidad, uno tras otro, todos los obstáculos que le ha ido poniendo delante la temporada, ya sean lesiones o derrotas inesperadas y dolorosas.

Y el último encuentro ha sido fiel reflejo de la temporada para el club de Juan Roig. Tras un segundo cuarto arrollador, cuesta abajo, en el que el equipo taronja se fue con 17 puntos de ventaja al vestuario (48-31), apareció Sergio Llull para recordar lo bueno que es jugando a este deporte.

El menorquín pidió el balón en cada jugada, asumió riesgos y bajó la jugosa ventaja máxima de 23 puntos que había llegado a obtener el Valencia. Entonó al resto de compañeros y sacó a los blancos del pozo de la anotación. Al final del tercer cuarto la ventaja local era ya de 11 puntos (67-56).

En el último cuarto los de naranja se propusieron que los minutos pasaran deprisa. Oriola, Diot, Dato y Sikma remaron con fuerza, haciendo válido el lema que llevaban escrito en la camiseta de Cultura del Esfuerzo. Punto a punto, defendiendo con la vida cada ataque madridista. No fue nada sencillo.

El recuerdo del último cuarto de la Eurocup contra Unicaja estaba aún presente y la gente en la grada cantaba de puros nervios. El Madrid se acercaba peligrosamente, el déjà vu llamaba a la puerta de la Fonteta, sobre todo cuando bajó la distancia a nueve puntos a falta de seis minutos.

Dubljevic, el coloso de la eliminatoria, agarraba cada rebote con la fuerza de cinco personas sanas y levantaba a la grada. Cada balón ganado por el montenegrino exorcizaba los demonios.A cada tiempo muerto del cuarto más largo de la vida del remozado pabellón salían los jugadores valencianos que estaban en el banquillo a la mitad de la cancha a pedir gritos.

Tantos años de apostar por el baloncesto en la tercera ciudad de España, tantos millones de euros invertidos de su bolsillo por Juan Roig, tantos jugadores en treinta años de vida, al final, acabaron por decantar la balanza. Fue eso lo que desvió por milímetros los últimos tiros de Llull a la desesperada. Lo que le normalmente le entra no le entró. Y adiós a la Liga.

Valencia Basket contuvo los arreones de un señor equipo, el Real Madrid, con unos señores jugadores, y fue campeón. Histórico.

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba