SPORTYOU

Archivo
14 de diciembre de 2019 14/12/19

Opinión

Opinión

Una apestada, por lo visto


  • 25 de agosto
    de 2009
  • Miguel Gutiérrez

Natalia Rodríguez se equivocó. Se vio fuerte, le entraron las prisas y, como ella misma reconoce, acabó precipitándose con una maniobra arriesgada y fallida. Su entrada en línea de meta ya fue una confesión: a diferencia de su compañera, la espontánea y hasta chanante Nuria Fernández, ella sabía que el oro no le pertenecía. Lo demostraba su gesto serio. La Federación Internacional, con buen criterio, decidió suspenderla. Mucho antes de que la decisión fuera oficial, Natalia cruzó el estadio para interesarse por la etíope Burka, su rival derribada, y pedirle disculpas. Se equivocó, y ya en caliente lo sabía. Sin embargo, parece que ni la sanción de los jueces ni siquiera ese arrepentimiento inmediato son suficiente para los organizadores de la reunión de Zúrich, que han vetado a la atleta española. Natalia Rodríguez, una apestada por lo visto, no podrá correr en el mitin suizo, que se celebra este viernes. Menos mal que no celebró el oro. Menos mal que acudió a interesarse por Burka. Menos mal que su error fue puramente deportivo. De lo contrario, su foto no estaría hoy en los diarios deportivos, sino en los aeropuertos de toda Europa.

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba