SPORTYOU

Archivo
28 de agosto de 2020 28/08/20

General

Un Rayo como una Catedral

· Ficha y estadísticas · Minuto a minuto El Rayo Vallecano sigue en plena forma y daña un poco más la imagen del Athletic (1-2). El equipo de Paco Jémez logró su cuarta victoria consecutiva que le vale para superar su mejor registro de puntos en la historia a estas alturas. Después de Valencia, Levante […]


11 de enero de 2013 - Sportyou


· Ficha y estadísticas
· Minuto a minuto

El Rayo Vallecano sigue en plena forma y daña un poco más la imagen del Athletic (1-2). El equipo de Paco Jémez logró su cuarta victoria consecutiva que le vale para superar su mejor registro de puntos en la historia a estas alturas. Después de Valencia, Levante y Getafe ha caído otro rival con pedigrí, y es que en esta primera vuelta ha sido capaz de ganar en campos tan difíciles como San Mamés, Mestalla, La Rosaleda y el Villamarín. El Rayo va en serio y deja a su rival tocado, pues sufre su tercera derrota seguida, dos en casa. Pero mereció más ya que en los últimos minutos tuvo ocasiones de peligro para al menos empatar.

En la primera mitad pasó poco pese a que se preveía un encuentro de ida y vuelta por las características de ambos equipos, mucho mejores en ataque que en defensa. Tan solo dos aproximaciones de Aduriz y Susaeta pudieron romper el marcador. Las hostilidades se desataron cuando en la reaudación Lass fusiló a Iraizoz aprovechando los metros que había dejado en su espalda De Marcos, que actuó de lateral zurdo. Tuvo después Leo Baptistao el segundo en sus botas tras un error defensivo. Quien no perdonó fue Piti en una penalti mal señalado ya que la falta de Gurpegi era fuera.

Marcelo Bielsa ya había puesto en escena a Fernando Llorente por Muniain, que sigue sin encontrarse a tono. Y el Athletic empezó su particular encuentro contra el reloj con un cabezazo del campeón del mundo al larguero. Acertó San José, tras unos minutos en los que el Athletic ya se veía derrotado, en una buena volea desde dentro del área. Quedaban quince minutos y Llorente la tuvo de nuevo en un remate de cabeza que lamió el poste. Ni siquiera valió la expulsión de Gálvez. El Rayo resistió y se mantiene en una nube.

Volver arriba