SPORTYOU

Archivo
25 de septiembre de 2020 25/09/20

Opinión

Opinión

Un ogro llamado Benítez


  • 04 de agosto
    de 2009
  • Antonio Sanz

Me sorprende el tratamiento mediático que está recibiendo Rafa Benítez por defender los intereses del Liverpool. Me hace gracia descubrir la filtración de Defour el mismo día que desayunaban los ‘reds’ en Barcelona. ¿Casualidad o interés en ‘ayudar’ a fichar a Xabi Alonso tratando de poner nerviosos a los dirigentes ingleses? Me reboto cuando se critica el precio de salida impuesto desde el Merseyside. ¿Por qué se fue tan mediáticamente indulgente cuando se pagó un pastón al Manchester United, al Milan o al Olympique de Lyon sin aparentar excesivos regateos? Me entristece que a un entrenador español, quizá el más reconocido en el continente junto a Luis Aragonés, se le pisotee desde tribunas y editoriales por el simple hecho de apretar las tuercas flojas de la economía del club que preside Florentino Pérez. No olviden que si el Real Madrid necesita a Alonso, el Liverpool también.

Alonso tomó la decisión de marcharse hace meses, cuando se enteró que Benítez estaba dispuesto a venderlo a la Juventus. Luego, el técnico madrileño rectificó y se negó a traspasarlo en Navidad al Arsenal. Más tarde, la entrada en escena de Pérez, con su grupo de gestores –Valdano, Sánchez, Zidane…- con aire presuntuoso, daba a entender que nadie se resistiría. Que todos, a toque de corneta, aceptarían sin rechistar las propuestas del salvador del Real Madrid. Pero mira por donde, les ha salido un grano llamado Christian Parslow, un auténtico tiburón británico de las finanzas, que nada tiene que ver con el sector del fútbol ni con su antecesor Rick Parry. Benítez, tan madridista como pueda ser cualquiera de la junta directiva, aterrizará algún día en el Bernabéu y defenderá la causa como el primero. Pero hoy no le pidan que escupa al escudo de Anfield.

P.D. Curiosa la aparición es escena de Defour -por cierto, más Mascherano que Alonso– como hipotético plan ‘B’ de actuación. La política de filtración blanca patina, pese a que la maquinaría de comunicación merengue arrastra al más pintado. Pero claro, de periodismo opina hasta el hijo del presidente.

Volver arriba