SPORTYOU

Archivo
15 de octubre de 2019 15/10/19

Opinión

Opinión

Un héroe llamado Andrija


  • 15 de octubre
    de 2011
  • Alfonso Núñez

Todos los montenegrinos aficionados al fútbol recordarán para toda la vida una fecha: 7/10/2011. En el minuto 90 del partido que enfrentaba a Montenegro con Inglaterra, apareció la cabeza de Andrija Delibasic, delantero que milita en la Liga BBVA, y batió a Joe Hart. Su gol provocaba el empate a dos en el marcador y la histórica clasificación de Montenegro para la repesca de la próxima Eurocopa.

Con apenas cinco años de vida, este joven país vivió el pasado fin de semana uno de los de los días más importantes dentro de su corta historia. Con poco más de 600.000 habitantes, este grupo de héroes, ayudaron a cicatrizar las recientes heridas que muchos habitantes todavía sufren después de la guerra.

Delibasic pertenece a esa generación de personas que crecieron bajo el conflicto bélico. Marcado por una injusta guerra, Deli vive el día a día sin olvidar el pasado. Su carácter cerrado, contrasta con la humanidad que lleva dentro. Cuentan, los que más le conocen, que detrás de ese apagado tono de voz se encuentra una persona muy leal y de principios.

Delibasic llegó el verano pasado al conjunto franjirrojo, y a pesar de no tener un papel principal dentro del equipo, se ha ganado el cariño y respeto de una afición muy pasional. La temporada pasada el Rayo se medía al Betis en un partido clave por lograr el ascenso a la Liga BBVA. El encuentro llegaba después de una semana de compromisos internacionales. El delantero se marchó con su selección. Nadie pensaba que Deli estaría en Vallecas, pero su lealtad al club y sus ganas de sumar provocaron que, después de varias escalas y una noche sin dormir, Andrija se presentara en el último entrenamiento del equipo. Sandoval decidió convocarlo y el ariete vivió en el banquillo la gran victoria rayista sobre el Betis.

La Liga BBVA acoge historias humanas como la de Andrija Delibasic, un goleador que pelea por lograr su primer tanto con la camiseta del Rayo en la máxima categoría. Sin embargo su imagen, tras la consecución de ese gol con la zamarra montenegrina, pasará a la historia del fútbol moderno. Las lagrimas, cuando la pelota se introducía dentro de la portería inglesa, asomaban por un rostro que ha sufrido mucho a lo largo de la vida, una vida que hoy premia a este bravo jugador.

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba