SPORTYOU

Archivo
29 de enero de 2023 29/01/23

Opinión

Opinión

Un bofetón inesperado


  • 03 de diciembre
    de 2022
  • Ricardo Rosety

No sólo es perder un partido. España salió del Khalifa Stadium con la cara de equipo eliminado del Mundial. Sin paños calientes. Cabeza al suelo, gesto desencajado, rictus serio y mirada perdida. No eran los rostros de una derrota cuyas consecuencias no son definitivas. Entre susto y muerte, la selección eligió susto. De los gordos, de nivel Mundial, pero gracias a Dios solo un susto. Eso sí, que casi le obliga a hacer la maleta antes de tiempo. Lo peor es que no se vio venir, fue algo totalmente inesperado.

La selección está en octavos, y se va a la parte menos difícil del cuadro. Pero eso es la teoría, y deberíamos dejar de mirar ese teórico potencial de las selecciones de este Mundial porque no conlleva ningún beneficio. Nos hemos pasado dos días hablando de si era conveniente evitar o no a Brasil en un teórico cruce de cuartos al que hemos estado a un pelo de no llegar. Hemos entendido que los últimos minutos de Alemania tenían que ver sólo con el poderío del rival, y Japón nos ha enseñado que cualquier equipo que presione y que vaya a buscar a la selección le puede hacer mucho daño. “Fueron 5 minutos de miedo, de pánico, donde nos metieron dos goles, pero si necesitan hacer más, nos los hacen”, reconoció Luis Enrique, visiblemente enfadado nada más terminar el partido.

La de Japón es algo más que una derrota «Igual este bofetón es bueno para darse cuenta de lo que es un Mundial”. Si hacía falta, el ‘collejón’ es de época. El problema está ahora en las consecuencias de ese bofetón porque nadie esperaba un revolcón así en este momento. No es nada fácil resetear la mente después de un momento de colapso como el que vimos ante Japón. Un equipo apretando el botón del pánico sin poder reaccionar y que sólo recuperó el control cuando los nipones bajaron el diapasón de su fútbol.

No es perder un partido. No se trata de un mal resultado. Ni siquiera de un mal día. Se trata de verte las costuras y los defectos ante un equipo como el japonés en pleno Mundial y con 5 días de recuperación. Y ese es el problema de Luis Enrique. La duda que se ha abierto o que debe suturar para el encuentro ante Marruecos. Cuando uno se pega ese bofetón tiene que mirar en lo que ha hecho y no lo que ocurre con los demás. Da igual irse a la parte dulce del cuadro porque ahora cualquier selección es difícil y parece aún peor rival. Tan obsesionados con Brasil estábamos que no reparamos en lo que teníamos delante. Decía Luis Enrique en esta concentración que él se siente mucho mejor “gestionando problemas”, pues aquí tiene su momento. Recuperar las sensaciones del equipo antes y después de jugar ante Costa Rica. Esa es la cura al bofetón. Ahí está el Mundial.

Temas relacionados: , , ,
Volver arriba