SPORTYOU

Archivo
19 de enero de 2022 19/01/22

Rio 2016

Uchimura busca lo bello sin depilarse

Uchimura

El genio de la gimnasia japonesa ha dejado atrás sus malos hábitos alimenticios y apunta al oro en Río 2016


6 de agosto de 2016 Masato Sugimori - Sportyou

Tener pelo o no en las axilas no afecta al rendimiento del gimnasta. Pero es normal que Kohei Uchimura llame la atención a simple vista al ser el único que no se depila. En una foto, en estático, puede que no sea el más estético, pero en movimiento es pura belleza. Él mismo lo confiesa en cada entrevista: busca lo bello.

A menudo Uchimura es calificado como “genio”. No es para menos cuando en Londres 2012, a sus 23 años, recuperó para Japón el oro en gimnasia artística individual, 28 años después. Sin embargo, quienes mejor le conocen matizan: tanto su padre como su entrenador afirman que es un genio… pero “del esfuerzo”. Uchimura no suele escuchar consejos, pero hay una frase que le dejó marcado para siempre: “El que consigue ser número uno mundial es aquel que más entrena del mundo”. Palabras de Sawao Kato, 12 veces medallista olímpico –8 oros-. Su ídolo.

Pese a que dista mucho de la imagen de un deportista olímpico, Uchimura fuma. Viene a ser una práctica habitual en la gimnasia japonesa, aceptada socialmente. Y hasta los 22 años su dieta era desequilibrada; sólo comía arroz y carne, nada de verduras. A Pekín 2008 se llevó 40 tabletas de chocolate de su marca favorita, que se comía antes de las pruebas para motivarse. Después de seis campeonatos del mundo consecutivos desde 2009 –hito sin precedentes- y cinco medallas olímpicas, pocos pueden achacarle algo. Además, ya come de todo y hasta ha dejado el chocolate.

Uchimura debuta este sábado en Río con un claro objetivo: el oro por equipos. Ya ha saboreado dos platas, una dulce en Pekín –sus primeros Juegos, con 19 años- y otra amarga en Londres –un fallo suyo en la última prueba condenó a Japón-. Son sus terceros Juegos, segundos como capitán, pero asegura no haber sentido “nunca” la presión: “Esta vez no afronto los Juegos como algo especial. Eso hice las otras dos ocasiones y creo que no pude exhibir como hago normalmente. Es lo importante, que sea el yo de siempre”.

Su idilio con la gimnasia artística comenzó a los tres años, en el polideportivo de sus padres, que imparten clases de gimnasia. Pero la llama que prendió la antorcha de su pasión por este deporte llegó en Atenas 2004, cuando Japón se hizo con el oro por equipos 28 años después. Aquel año, Japón entero vibró con los chicos de gimnasia que hicieron historia. Uchimura ya tiene el oro individual, pero quiere ser recordado para siempre. Y no por ser fumador o haberse gastado más de 4.000 euros jugando a Pokémon Go.

Temas relacionados: ,
Volver arriba