SPORTYOU

Archivo
2 de agosto de 2020 2/08/20

Opinión

Opinión

Tras el fracaso, Bartomeu está obligado a actuar


  • 17 de julio
    de 2020
  • Manolo Oliveros

Nadie obligaba a Bartomeu a cambiar de entrenador en enero. El Barça era líder de la mano de Valverde, que además había sido capaz de ganar dos Ligas consecutivas. Pero el presidente quería dar un “impulso”, a un año y pico de acabar su mandato.

Y no ocultaron, al contrario, que iban a cesar a Ernesto. Enseguida se supo que estaban con Xavi, que habían tanteado a Henry o a Koeman, que Allegri y Pochettino estaban sobre la mesa… Había que contratar a alguno, porque nos querían hacer creer que los jugadores lo habían exigido. Y al final se acordaron de Quique Setién, ajeno a la actualidad y al vestuario tan intoxicado como el del Barça, y le llamaron.

A Quique, perdido entre su tierruca y las vacas, le tocó la lotería. En su currículum iba a estar que el Barça le iba a hacer un contrato. Se ilusiona, se viene con su jersey cuello cisne y le presentan a sus jugadores. Algo chirría. Parece que no están cómodos los cracks, y se confunden con un sistema extraño que no entienden.

Pero Setién no es el culpable. El responsable es el presidente que le contrata. Ese mismo presidente que el próximo lunes deberá tomar una decisión para una etapa a corto plazo que pasa por agarrarse a la Champions, seguramente sin Setién o con él. Y más que hablar con Setién, a ver si es capaz de dar un discurso a las vacas sagradas y decirles que quien manda es el entrenador y que demuestren en cada partido su compromiso con el escudo y con el sueldo que cobran.

Volver arriba