SPORTYOU

Archivo
21 de noviembre de 2019 21/11/19

Opinión

Opinión

Tour de Francia 2010: el Tourmalet ya espera a Contador


  • 14 de octubre
    de 2009
  • Daniel Cana

Acaba de ser presentado, en el Palacio de Congresos de París, el recorrido del Tour de Francia 2010. Con el reciente fallecimiento de Frank Vandenbroucke en la mente de todos, y noticias contradictorias en torno a, una vez más, el dopaje (por un lado el Tour confirma que da por concluído el análisis de la pasada edición de la carrera sin ningún positivo y, por otro, se anuncian investigaciones sobre el equipo Astaná), la carrera francesa realiza una nueva vuelta de tuerca en las innovaciones posibles para mantener el interés sobre la carrera.

Las principales novedades. Se eliminan las bonificaciones, tanto en los sprints intermedios como en las llegadas de cada etapa. Se reducen notablemente los kilómetros contra reloj; esto significa que no habrá prueba cronometrada por equipos, duro revés para Amstrong y su nuevo Team Radioshack (seguro que tenían esa prueba como clave para obtener ventaja respecto a Contador, sea cual sea el equipo en el que corra el de Pinto la próxima temporada), como ya ha comentado en su twitter. Sólo habrá una crono de 55 kilómetros cerca de Paris, además del prólogo en Rotterdam. Y, como principal cambio, aumenta el perfil montañoso respecto al 2009 (donde sí hubo puertos importantes, pero no llegadas en alto).

La conmemoración de los cien años del Tour en sus visitas a las montañas de los Pirineos ha servido para dotarles de una importancia capital en la carrera, con el Tourmalet como actor principal. Se subirá dos veces, una por cada lado y en diferentes etapas. En la segunda de ella, será el final del día, cosa que no sucedía desde 1974, previa ascensión al Col de Marie-Blanque y al Col du Soulor. Será la decimoséptima etapa. Igual que en 1910. Dos días antes (hay jornada de descanso entre medias), verdadero homenaje pirenaico camino de Pau con las subidas del Peyresourde, Aspin y Aubisque, además de la primera visita al Tourmalet. En estos dos días, junto con la única crono mencionada antes del paseo de los Campos Elíseos, se decidirá la carrera.

Antes, una primera semana interesantísima con tramos de pavés inspirados en Flandes, Lieja o Roubaix, las grandes clásicas de primavera, en las que sin duda cualquiera puede perder la carrera por caídas o abanicos cerca del Mar del Norte sin tener que subir ni un solo puerto de montaña.

Después, paso por los Alpes, más suavizados, sin revisitar el Galibier o Alpe D’Huez, pero con dos finales en alto y consecutivos (etapas séptima y octava) en la estación de Des Rousses y en Morzine-Avoriaz, respectivamente. El posterior tránsito por el Macizo Central dará paso al espectáculo pirenaico.

Analizando de manera global el recorrido, seguro que Alberto Contador está contento. Parece pensado a su medida. Tiene más montaña y se libra del temible peaje este año (sin locomotoras como Kloden, Leipheimer o Popovich) de la crono grupal. Sin embargo, lo que le beneficie a él, también sirve para Andy Schleck, con lo que el duelo está servido. Falta comprobar, y sólo allá por primeros de julio lo sabremos, si Lance Amstrong es capaz de cumplir lo prometido, de presentarse en la salida a mejor nivel que este año y competir de verdad con los dos jovenzuelos. Equipo no le faltará y, conociendo su comportamiento en el pasado y lo sucedido en la cohabitación con Contador en la pasada edición, ambición tampoco. ¿Tendrá todavía en sus piernas de 38 años un octavo Tour?

Recorrido completo del Tour 2010 en la página oficial de la carrera (inglés o francés)

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba