SPORTYOU

Archivo
23 de septiembre de 2020 23/09/20

Tenis

Berdych, un hombre de principios

Nunca ha dejado de ser una amenaza, pero esta temporada los números de Tomas Berdych refuerzan tal condición. Y es que los principios de año son la especialidad del actual número 9 de la ATP. Encara como pocos los primeros torneos fijados en el calendario. Al menos así lo ha demostrado durante esta década, donde […]


2 de abril de 2015 TENNISTOPIC - Sportyou

Tomas Berdych

Nunca ha dejado de ser una amenaza, pero esta temporada los números de Tomas Berdych refuerzan tal condición. Y es que los principios de año son la especialidad del actual número 9 de la ATP. Encara como pocos los primeros torneos fijados en el calendario. Al menos así lo ha demostrado durante esta década, donde a estas alturas del curso suele presentar una cifra de victorias que merodea la veintena. Este 2015 no ha sido una excepción y acumula su mejor registro con 23 triunfos en 28 partidos, o lo que es lo mismo, un 82% de encuentros ganados en el primer trimestre.

El último de esos partidos en los que estrechó la mano a su rival para celebrar la victoria fue ante Juan Mónaco en el Masters 1000 de Miami. El checo doblegó al argentino por 6-3 y 6-4 para colarse en las semifinales en Crandon Park Tennis Center por cuarta vez en su carrera y defender los 360 puntos correspondientes a esta eliminatoria que cosechó en 2014. Su actuación en Cayo Vizcaíno da continuidad a una temporada impecable, en la que se ha colado entre los cuatro mejores de cada torneo que ha disputado (Doha, Abierto de Australia, Róterdam, Dubái y Miami), salvo en Indian Wells donde se quedó en cuartos de final.

Eso sí, al de Valasske Mezirici se le están resistiendo los títulos. Su regularidad le permite convivir sin problemas en el top-10, pero a la hora de afrontar las últimas rondas ante rivales de ránking superior la historia se repite una y otra vez en forma de derrota. Así ha ocurrido esta campaña las dos veces que ha peleado en una final por el título ante David Ferrer, en Doha, y Stan Wawrinka, en Róterdam. Así como las otras tantas que ha cedido en su camino hacia el trofeo. Sus cinco derrotas esta campaña se han producido ante una raqueta clasificada entre las diez mejores del mundo.

En Miami se presenta otra reválida para cambiar el destino. La derrota del segundo cabeza de serie en Cayo Vizcaíno, Rafael Nadal, en la tercera ronda ante Fernando Verdasco permitió a Tomas Berdych plantarse en las semifinales sin haberse medido a un top-10. No obstante, en la antesala de la final le espera un jugador que ocupa la tercera plaza de la clasificación mundial, Andy Murray.

El escocés ya fue verdugo de Berdych en el Abierto de Australia en este 2015. “Lo que es positivo para mí es que a pesar de que creo que [Murray] jugó un buen torneo, muy buen tenis, fui capaz de encontrar la manera de arrebatarle un set”, recuerda desde Miami sobre aquel encuentro en Melbourne. “El objetivo es retomar ese esquema de juego y ejecutarlo”. Sin embargo, el checo domina el cara a cara frente al británico por 6-5. Puede ser una buena oportunidad para dar un paso más hacia su primer título del año y demostrar con el que sería el undécimo trofeo de su carrera que, efectivamente, Berdych es un hombre de principios.

Volver arriba