Archivo
16 de agosto de 2018 16/08/18

Opinión

Opinión

Todo que agradecer a Iniesta y nada al Sevilla


  • 22 de abril
    de 2018
  • Iñaki Cano

Dicen que Andrés Iniesta no jugará más finales con el FC Barcelona… pues vaya faena. No quiero creérmelo. No puede ser. No puedo imaginarme un Barça sin el de Fuentealbilla. Además de hacer historia con los culés y con España, el manchego se ha marcado una última final de escándalo. ¡Impresionante!

Más de 25.000 sevillistas, presentes en el Metropolitano, se pusieron de pie pese a la goleada 5-0 para aplaudir a Andrés Iniesta en su despedida. Un homenaje que le dieron todos los aficionados que estuvieron en el estadio, los millones de telespectadores que lo vieron por televisión y los que lloramos emocionados con Iniesta al ver sus lágrimas que anunciaban y confirmaban que, efectivamente, si queremos volver a verle jugar en el futuro, tendremos que irnos a China.

Mientras le agradezco a Iniesta su paso por el fútbol español, también denuncio el desastre sevillano de dirigentes, entrenador y jugadores. Despidieron José Castro y los accionistas mayoritarios a Eduardo Berizzo porque no les gustaba como cazaba la perrita del argentino. Ficharon a Vicenzo Montella para hacer historia y la hizo, pero de terror.

Con Berizzo quizás no jugasen muy bien y enfadaba a la afición por sus agobios. Entonces estaban quintos en la Liga a 2 puntos del cuarto. Clasificados en la Copa y en la Champions, nadie podía adivinar si hubieran llegado más o menos lejos que con Montella. El detalle de despedir a Berizzo cuando lo hizo el presidente sevillista fue muy feo y vistos los resultados con el italiano en el banquillo, más horrible aún.

De momento, en la historia de Pepe Castro como presidente del Sevilla estará el baño que les dio el Barça en la última final de la Copa del Rey de Iniesta. También constará en su debe que a falta de cinco jornadas el Betis está por delante, en puestos europeos a 7 puntos, además de que en el Sánchez Pizjuán, ya con Montella, los verdiblancos les pegaron otro baño con goleada (3-5) muy parecida a la de la final del Metropolitano.

Viendo como jugaba el Sevilla del argentino y observando detenidamente las tácticas de Montella y sus resultados, me quedo con el Sevilla de Eduardo Berizzo que quizás no ilusionase pero desde luego, pero lo que no hacía era vender humo. Nadar y nadar para después ahogarse en la orilla o lo que es más duro: quedarse sin Copa, sin Champions, y ya veremos si en septiembre entra en algún bombo de los sorteos de las competiciones europeas, no creo que sea como para poner paños calientes a los jugadores, el entrenador ni a los ‘dueños-directivos del Sevilla FC.

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba