Archivo
13 de noviembre de 2018 13/11/18

Mundial Rusia 2018

Tite, la combinación que necesitaba Brasil

Tite con Brasil

Por las eliminatorias de la Conmebol rumbo a Rusia 2018, la verdeamarela ha tenido dos seleccionadores y sus números y el juego, en igual cantidad de partidos, son muy diferentes


18 de noviembre de 2016 Juan Camilo - Sportyou

La selección brasileña experimentó un giro de 180 grados respecto a su inicio en las eliminatorias de la Conmebol. Algunos cambios estratégicos fueron fundamentales para que la canarinha retomara el juego con el que consiguió hacerse un nombre en el fútbol mundial a través de los resultados y la vistosidad de su juego. El mal inició en las eliminatorias, de la mano de Dunga, hizo temer en algún momento la ausencia de la selección pentacampeona en el Mundial de Rusia 2018.

Tras la eliminación prematura en la Copa América Centenario y la sexta casilla en las eliminatorias, la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) decidió destituir a Dunga y, elegir a Adenor ‘Tite’ Bacchi, como el timonel que reencontraría la esencia del fútbol carioca. La alegría del juego con unos actores de primer nivel. Todo comenzó con la obtención de la medalla de Oro en los Juegos Olímpicos de Río 2016 y una sociedad que volvió a ser importante.

Tite rescató a Brasil y, con su paternal forma de ser, acogió a futuras promesas como Gabriel Jesús o el mismo Neymar que pareció cambiar inmediatamente bajo las órdenes del nuevo seleccionador. La figura del Barcelona dejó la cinta de capitán y, como un obrero más, trabajó dentro del espectacular tridente que conformó Tite entre el ex capitán, la nueva joya del Manchester United y el pupilo de Jürgen Klopp, Philippe Coutinho.

Con la nueva expresión, un fútbol vistoso, alegre y efectivo, Tite se ganó el corazón de los brasileños y la admiración del mundo entero. Desde que asumió la ‘verdeamarela’, el seleccionado pasó de estar eliminado a encabezar la clasificación y con un pie y medio dentro de próximo Mundial. Lo logró en tan sólo 6 partidos y 18 puntos que catapultaron no sólo el mejor rendimiento de sus jugadores sino también una nueva fórmula de talento que hace recordar los mejores años del fútbol brasileño.

Brasil dejó de ser un equipo de individualidades para ser un grupo potenciado por personas entregadas a un mismo objetivo. Tite recuperó el fútbol por las bandas con Dani Alves y Marcelo, que tanta falta hacía con Dunga. La canarinha en 6 partidos se ve madura, con buen juego e inteligente en todos los sectores del campo y en cada aspecto que el seleccionador parece no dejar al azar.

Tite es el arquitecto de la nueva Brasil. Una selección que cuenta con la genialidad de Neymar, la madurez de Coutinho y la juventud goleadora de Gabriel Jesús. El estratega además consiguió la solidez de su arco, un aspecto criticado en los últimos años en Brasil, con Alisson bajo palos.

Brasil ha demostrado que con Tite en el banquillo el ‘Jogo Bonito’ se ha recuperado y lo más importante, que volvió a ser la selección más grande del continente americano. Equilibrio en todas las facetas de juego.

Era Dunga en Eliminatorias:

El técnico dirigió a la selección brasileña en seis encuentros y llegó a ocupar la sexta posición de la clasificación general. Su registro dejó 9 puntos conseguidos de 18 posibles que se resumieron en 2 partidos ganados, 3 empates y una derrota. Además, la diferencia de gol fue de 3 pues encajó 8 y celebró tan solo 11 veces.

Era Tite en Eliminatorias:

Con tite cambió la identidad de juego y recuperaron sensaciones. Los resultados fueron perfectos pues en seis partidos jugados logró los 18 puntos posibles y además, el equilibrio en defensa y ataque se ve reflejado con los 17 goles a favor y tan sólo uno en contra.

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba