SPORTYOU

Archivo
20 de enero de 2020 20/01/20

Opinión

Opinión

This is Sparta!!


  • 24 de mayo
    de 2011
  • Iñaki Cano Martínez

Cuando empezaron estos Playoffs 2011, tenía mucha curiosidad por saber cómo se iban a vivir los partidos en Miami. Una nueva era para los Heat que en verano revolucionaron la NBA consiguiendo fichar a Lebron James y Chris Bosh y juntarles con Wade. Tres estrellas juntas. Algo espectacular. Tanta era la expectación que durante la temporada regular allá por donde fueran los Heat, pabellón que llenaban (o casi). Pero los Playoffs son otra cosa.

Quería ver cómo estaba la ciudad con su equipo. Cómo iban a convertir el American Airlines Arena en un escenario infernal. Quería saber si los fans de los Heat superarían a los de los Thunder y, de momento, hay victoria a los puntos para los de Florida. Pero que jugar en Miami sea lo más parecido a intentar cruzar el paso de las Termópilas no es culpa exclusiva de los fans. No. La culpa es de otros.

Me imagino a Lebron y a Wade en el vestuario antes del primer partido de Playoffs contra los 76ers; los dos de pie en el centro y todos mirando atentos:

– “Caballeros, nos han pegado palos por todos los lados. Somos el equipo más odiado de este país. Nos odian pero nos envidian al mismo tiempo. Pero eso no significa que tengamos su amor. Disfrutarían viéndonos caer. Mucha gente lo desea. ¿Y queréis darles esa satisfacción?

(El vestuario dice “no” con la cabeza)

– Nosotros tampoco. Es nuestro momento. La gloria está ahí fuera (Wade señala la puerta del vestuario) . Sólo tenemos que cogerla pero para ello debemos ser auténticos guerreros. Nuestra casa es el lugar desde donde vamos a hacer temblar hasta los cimientos del infierno. Todos nos quieren ver en la lona pero desde aquí vamos a construir nuestro camino hacia el triunfo. THIS IS SPARTA”

Como si el alma de Leónidas se hubiera repartido entre la plantilla de los Heat, cada jugador ha crecido 5 centímetros y pesa tres kilos más de músculo. Evidentemente en sentido figurado pero como si fuera literal. Un objetivo como el anillo y el saber que toda una ciudad está detrás provoca que hasta el profesional más discreto se transforme en algo fabuloso.

Y eso está sucediendo en Miami. La afición empuja porque los jugadores empujan. En una relación de causa-efecto circular. Tú me alimentas y yo te alimento. Ganar en Miami es dificilísimo durante estos Playoffs. Nadie lo ha logrado. Los Heat demuestran que quieren cambiar la historia y que su particular Paso por las Termópilas no sea el escenario de una derrota como les pasó a los espartanos sino el lugar donde celebrar un anillo de campeón.

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba