SPORTYOU

Archivo
7 de diciembre de 2019 7/12/19

Opinión

Opinión

Tenerife, en el recuerdo


  • 12 de mayo
    de 2016
  • Paco Navacerrada

El avión sufrió una avería en la ida

Este fin de semana termina la Liga y FC Barcelona y Real Madrid se juegan el título. Según todas las estadísticas, el favorito para alzarse con el campeonato es el conjunto azulgrana. El Barça depende de sí mismo: una victoria ante el Granada en el estadio de Los Cármenes le hace campeón. El Madrid debe ganar al Deportivo en Riazor y esperar el pinchazo del líder. Difícil que se produzca. Pero no es imposible.

De estos finales apretados yo me acuerdo de tres Ligas que ganó el Barcelona en las temporadas 91-92, 92-93 y 93-94. En esas tres campañas, el Barcelona llegaba por detrás y debía ganar y esperar el pinchazo del equipo que le precedía. En las dos primeras, el Real Madrid era líder y visitaba al Tenerife; en la tercera, el primero era el Deportivo, que recibía en Riazor al Valencia CF. En las tres se produjo pinchazo del líder y el Barcelona ganó esas ligas.

Fueron tres finales ligueros en los que ocurrieron cosas muy extrañas. En el primero de ellos, el Real Madrid ganaba por 0-2, mostrando una superioridad y acariciando el título. Sin embargo, terminó perdiendo el partido 3-2 y el Barcelona, que había ganado su partido en el Camp Nou, se alzaba con la Liga. Hubo un gol legal anulado al Madrid y un cúmulo de circunstancias que concurrieron y que se juntaron para que el Madrid no ganase aquel partido. En el segundo, el Madrid perdía 2-0, que fue el resultado final, al principio del partido. Pero después, hasta tres penaltis claros como el agua de las playas tinerfeñas se tragó Gracia Redondo, árbitro del choque aquella calurosa tarde. El Barcelona volvió a ganar la Liga. En el tercero, en el minuto 90, hubo un penalti a favor del Deportivo que lanzó Djukic. El portero del Valencia, González, detuvo el lanzamiento. Lo extraño fue la celebración del guardameta, excesiva para un equipo que no se jugaba nada, excepto el honor. Lo que son las cosas, a poco que la lógica se hubiese impuesto y el Madrid y el Deportivo hubiesen ganado esas tres ligas, el famoso Dream Team se hubiese quedado en nada.

Que nadie se extrañe si los rumores se disparan. Pero que el equipo de fútbol más sospechoso en practicar lo de las primas a terceros apele a la deportividad y a la integridad de los rivales parece un poco de chiste. A priori el Barcelona lo tiene en la mano, pero también lo tenían hace más de 20 años el Madrid y el Depor y se les escapó. Independientemente de si hubo o no hubo primas a terceros. Lo que está claro es que el Barça está avisado y cuando las barbas de tu vecino veas pelar…

Temas relacionados: , , , ,

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba