SPORTYOU

Archivo
29 de enero de 2023 29/01/23

Opinión

Opinión

Tanto va el cántaro a la fuente…


  • 15 de enero
    de 2023
  • Iñaki Cano

Al final, las luces rojas que anunciaban la crisis blanca, terminaron confirmando que los de Carlo Ancelotti no son ni los de la temporada pasada, ni tampoco los que parecían al comienzo de la presente. Las dudas del año pasado, antes del mundial, se han visto mucho más frente al FC Barcelona en la final de la Supercopa de España en la que cayó de una manera abrumadora, no sólo en el marcador, también en ritmo y sensaciones que han concluido con la Supercopa en brazos de los azulgrana.

El Real madrid que gana LaLiga, la Champions League y todo lo que iba ganando, era un equipo estable gracias a las excelentes paradas de su portero, Thibaut Courtois. A una defensa que ahora anda descordinada y despistada. A Modric, a Toni Kroos y a un gran ausente, Casemiro. A las genialidades de Vinicius Junior y por supuesto a Karim Benzema. De aquellos líderes que manejaban el ritmo, sólo se mantiene al mismo nivel, el mejor portero del mundo, el belga Courtois. Los demás están muy lejos de ser lo que fueron.

Ni tan siquiera Fede Valverde que paso de ‘pajarito’ a halcón, es ese jugador que apuntaba a ser indiscutible y desestabilizador de partidos. Rodrigo no termina de tirar la puerta para ganarse la titularidad indiscutible y por eso sale desde el banquillo en el que están Hazard, Ceballos, Asensio y los demás en los que Carlo Ancelotti no confía lo suficiente como para darles minutos y responsabilidad de un escudo que les pesa más de la cuenta.

Si a lo anterior añadimos el hambre de los jugadores de Xavi Hernández, la ecuación siempre saldrá favorable a Ter Stegen, Pedri, Gavi, Araujo, Dembélé, Balde, Lewandowski, Kounde, De Jong, Busquets y el titular en la final en Ryad, Christensen. Todos ellos corren más, muerden mejor, y sus ansias de éxito están deseando llenarse la barriga cuanto antes y si es ganándole los títulos al Real Madrid, mucho mejor.

La Supercopa de España de momento ha puesto la balanza de la temporada favorable al Barça que además le ha descosido el traje blanco del Real Madrid. En el desierto de Arabia Saudí cuando los blancos fueron a llenar el cántaro, quedó hecho añicos sin poder salvarlo cómo había venido haciendo en otras ocasiones en el último minuto. En Ryad se rompió y ahora a ver quién es alfarero que vuelve a unir los pedazos de un cántaro que de tanto ir a la fuente terminó rompiéndose.

Volver arriba