SPORTYOU

Archivo
12 de agosto de 2022 12/08/22

Fútbol

Stoichkov desvela la estrategia de Cruyff para motivar a sus jugadores

Johan Cruyff

"Me mataba delante de todos y en privado me acariciaba el brazo, diciéndome que era el mejor"


14 de marzo de 2017 - Sportyou

Hristo Stoichkov guarda un gran recuerdo de Johan Cruyff, el técnico que le fichó para el Barcelona y bajo cuyas órdenes fue galardonado como Balón de Oro en 1994. A escasos días de que se cumpla un año de la muerte del holandés, el exfutbolista azulgrana cuenta en la revista ‘Panenka’ cómo el entrenador del ‘Dream Team’ lograba tener motivados a sus jugadores.

«Dedicó muchas tardes a enseñarme lo que tenía que hacer en el campo. ‘Eres un jugador de Balón de Oro, yo tengo tres y quiero que tú tengas uno’, me dijo un día. Era más amigo de lo que podía suponerse. Nunca separaba la faceta de padre de la de entrenador. Delante del grupo era capaz de decirme que era un desastre, que me iba a traspasar, y al final del entrenamiento ir a comer juntos. Me mataba delante de todos y en privado me acariciaba el brazo, diciéndome que era el mejor. Delante de todo el grupo o en los entrenamientos decía lo mismo. ‘Esto que has hecho no vale para nada, no me jodas’. Pero si he metido tres goles. ‘Bah, nada, no te crezcas’, insistía”, cuenta el búlgaro en el número de marzo de ‘Panenka’.

El ‘percance’ de Romário

Stoichkov cuenta también que, en ocasiones, esa estrategia de Cruyff no funcionaba como él esperaba: “Me acuerdo de Romário, después de que le metiera tres goles al Madrid en el 5-0. Lo sentó en el banquillo contra el Sevilla en el siguiente partido. Me acerqué al míster y le dije: ‘¡Cómo metes a Romário de suplente! Jugamos los dos, liquidamos pronto el partido y ya está’. ‘Calla, calla, que va crecido. Lo sacaré en el segundo tiempo, meterá un par y ganaremos’, me respondió. Pero claro, no contaba con que Romário estaba cabreado y nada más salir le pegó un puñetazo a Simeone y le expulsaron. Era una manera de trabajar, de motivar a la gente, distinta”.

Así se gestó su fichaje por el Barcelona

El búlgaro recuerda su primer contacto con Cruyff, en agosto de 1989, antes de cerrar su posterior fichaje por el club azulgrana: “Me subieron a un coche y fuimos al hotel del Barça. Entré en una habitación donde estaba Johan sentado en un sofá y fumando un pitillo. No me lo creía, ¡Cruyff delante de mí! No me asusté, pero me entró un respeto reverencial hacia él. Me dijo que quería ficharme, pero al año siguiente. El Barça ya tenía tres extranjeros [Aloisio, Koeman y Laudrup], uno debía marcharse y entonces llegaría yo. Me dijo: ‘Tú regresas a Bulgaria, procuras ser un jugador ejemplar esta temporada, que no te expulsen, y vendrás al Barça tranquilamente’. Al día siguiente, en el torneo de Mallorca, va y me expulsan, contra el Barça precisamente. Después del partido me volvió a pedir tranquilidad. Luego supe que cada dos o tres semanas enviaba a alguien a seguirme. Siempre le estaré agradecido”.

Volver arriba