SPORTYOU

Archivo
20 de febrero de 2020 20/02/20

Tenis

Wawrinka: “Nunca esperé llegar tan lejos en mi carrera”

Al comienzo de la pasada temporada, Wawrinka era uno de esos ‘huesos’ que los favoritos deseaban evitar en las primeras rondas, pero su nivel ni siquiera se acercaba al de las segundas espadas. La etiqueta de outsider estaba demasiado lejos para Stan, a pesar de que en 2008 había lucido la condición de top-10. Y […]


8 de junio de 2015 TENNISTOPIC - Sportyou

Stan Wawrinka, en París

Al comienzo de la pasada temporada, Wawrinka era uno de esos ‘huesos’ que los favoritos deseaban evitar en las primeras rondas, pero su nivel ni siquiera se acercaba al de las segundas espadas. La etiqueta de outsider estaba demasiado lejos para Stan, a pesar de que en 2008 había lucido la condición de top-10. Y es que en enero de 2014, en su vitrina únicamente presentaba cuatro títulos en su carrera. Todos de categoría ATP 250.

Sólo un año y medio más tarde, las cosas han cambiado. “Es bastante extraño cuando me digo a mí mismo que tengo una medalla de oro en la Copa Davis y dos Grand Slam (Abierto de Australia y Roland Garros). A veces es bastante increíble. Nunca esperé llegar tan lejos en mi carrera. Nunca esperé ser tan fuerte”, confiesa el suizo después de confirmar que su capacidad para levantar ‘majors’ no fue fruto de la inspiración de un día.

En Melbourne sorprendió al mundo con un triunfo ante Rafa Nadal en una final descafeinada por los problemas físicos del español. Sólo unos meses más tarde en el Masters 1000 de Montecarlo confirmó frente a Roger Federer que su raqueta destilaba la calidad suficiente para doblegar a los mejores en los grandes escenarios. Y este curso en París consiguió lo que parecía imposible: derrotar al número uno del mundo cuando Djokovic encaraba el gran reto de su vida.

“Para mí es realmente especial, haber jugado ante Novak aquí en la final. Él ha ganado casi todo lo que ha jugado desde el principio del año. Y especialmente, la forma en que jugué y cómo acabé el partido, cómo estuve centrado en el partido, cómo cambié la dinámica”, recuerda el actual número 4 de la ATP. “Es increíble. Todavía tengo un problema para darme cuenta de que he ganado Roland Garros, porque siempre ocurre lo mismo después de ganar un gran título. Estás un poco con la mente perdida”.

Eso sí, el helvético aún tiene palabras de aliento para su rival en la final. “Somos muy buenos amigos, entrenamos casi todas las semanas y en casi todos los torneos. Tengo una gran relación con él y con su equipo. Tengo mucho respeto por lo que ellos están haciendo desde hace muchos años. Él es el número uno y está ganando muchos títulos. Estoy seguro de que va a conseguirlo un día, porque es muy fuerte”. Y todo este discurso con los curiosos pantalones que llevó durante el torneo sobre la mesa. “Me gustan bastante… al parecer soy el único”. Sonríe Wawrinka, sonríe el campeón de Roland Garros.

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba