SPORTYOU

Archivo
25 de febrero de 2020 25/02/20

Opinión

Opinión

Sopa de talento en la astronave


  • 09 de agosto
    de 2011
  • Sergio Cortina

Un buen día Cesare Prandelli se levantó ocurrente e hizo lo que no hay que hacer, mantener encuentro y charla con un grupo de seguidores radicales de la Fiorentina (su antiguo equipo) durante la concentración del equipo nacional, y desde entonces se ha pasado la previa recibiendo palos. Con el paraguas abierto. Pero los pocos minutos que no ha dedicado a parapetarse los ha empleado en remarcar la importancia de medirse al campeón de todo. “Queremos atacarles y jugar el balón como lo hacen ellos”, reiteraba, además, esta mañana en la ‘Gazzetta dello Sport’. Así están las cosas, quien nos iba a decir a los que ya tenemos alguna cana que veríamos un seleccionador italiano reverencial ante el juego español y tratando de cocinar su menú a imitación del nuestro. Buenas noticias y que duren muchos años pero, ¿tiene realmente mimbres la azzurra para conseguirlo?

El gen ganador y el gusto por la competición son ingredientes que, como el valor a los soldados, se suponen en un italiano. Entonces y consciente de que solo a base de grasa no se vive, Prandelli se puso manos a la obra y trabaja para remodelar el menú echando al puchero solo buenas materias primas. En su día rehabilitó a Antonio Cassano, cuando está en forma sin duda el talento más jugoso del país, y durante estos días, para que se hagan una idea, viene guisando una medular con Pirlo, De Rossi, Montolivo y Aquilani. Con ‘Pepito’ Rossi sazonando de goles el asunto se darán cuenta de que al míster transalpino no le gustan precisamente las sopitas insípidas. Es cierto que aún quedan trazas de la Italia indigerible de Lippi, casi ninguna de ya aquella noche mágica para España en el Prater, pero curiosamente el plato es más apetitoso ahora. Será el cocinero.

Y el puntito de picante está en el resto de la convocatoria. Prandelli, haciendo honor al nombre del cargo, buscó ingredientes en la Serie B y apuntó el nombre de dos Ángeles, Angelo Palombo y Angelo Ogbona. El primero es un buen centrocampista, duro, curtido en la agonía de la Sampdoria, y el segundo un defensa potentísimo que viene rompiéndola desde hace meses en el Torino. En lo deportivo es, sin duda, una decisión incuestionable y que demuestra personalidad, pero no ha faltado la pertinente zurra al muñeco por lo que muchos han calificado como un clásico ataque de ‘entrenadoritis’. Prandelli de nuevo con el paraguas.

Y termino con un par de curiosidades. Hay varios que vuelven: Thiago Alcántara, que ni nació en España ni en Brasil, sino en la Apulia mientras su padre trabajaba la medular del Lecce y, sobre todo, Antonio Cassano, al campo donde nació para el mundo hace ya doce años con una anomalía preciosa frente al Inter. La misma gente que se desgañitó pidiendo su convocatoria a Lippi, sin éxito, en la última ocasión en que la nacional visitó Bari disfrutará de su ídolo. Será en el San Nicola, en campo que los parroquianos apodan la Astronave. Buen nombre para disfrutar de un once estelar y de otro que trabaja para serlo.

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba