SPORTYOU

Archivo
19 de noviembre de 2019 19/11/19

Opinión

Opinión

Son los sentimientos, estúpido


  • 25 de enero
    de 2009
  • Carlos Carrión

Otra de política norteamericana, en este caso un clásico de Clinton (Bill) reformulado para la ocasión. Porque, en realidad, Messi me ha hecho darme cuenta de mi equivocación. No es la ética, ni la transparencia, ni los valores, lo que mueve el madridismo de verdad, el que toca con el cogote la capota del Bernabeu. Son los sentimientos, estúpido. Los sentimientos.

El Real Madrid era un frente de batalla como el del Somme en la Primera Guerra Mundial , bloqueado, con tipos corriendo por las trincheras en todas las direcciones gritando “¡que viene el Cid!. El extraordinario trabajo de investigación, hecho por quien haya sido hecho, pagado por quien haya sido pagado, hecho noticia, explicado y difundido por José Antonio Abellán, y capitalizado por MARCA y su director, ha conseguido que el anterior presidente dimitiera. Y el frente se ha empezado a mover.

Ahora, todo el mundo, por supuesto, sabía lo que se cocía dentro y estaba en contra. Faltaría más. Yo sigo pensando, porque soy un ingenuo, que lo denunciado era imposible de realizar sin la connivencia de la primera fila gestora y directiva, y en particular de quien tuviera o tenga las responsabilidades de gestión, control y dirección, tanto económica como deportiva, del Club. Y creo a pies juntillas que la segunda línea no ha hecho más que acatar órdenes y ejecutarlas, por lo que se les puede acusar de pardillos, pero no de corruptos.

Y también creo con obcecación que esa Casa está llena de buena gente, blanca, y que hace falta regenerar el ambiente y abrir las ventanas para que, con aire limpio y nuevo, el Madrid vuelva a ser lo que era. Pero parece que sólo lo creo yo, estúpido de mí.

La pregunta que nos planteamos todos, y ahora qué, quiénes son los candidatos, quién se presentará, seguida de y qué va a hacer Florentino, es una falsa pregunta. Porque ya ha sido respondida, tanto por los profesionales como por los interpelados. Ahora, Messi. Ahora, Kaká. Ahora, Cristiano y Villa y Fernando Torres y el que aparezca por el horizonte. Emoción en vena, ganar, partidos brillantes, rondos en el medio del campo. Porque, a 12 puntos del FCB, y con la que está cayendo, siento decir que el pescado está vendido en la Liga, aunque haya que hacerle el boca a boca al finado para que se sigan manteniendo la expectación y las ventas.

El frente de batalla ha vuelto a la normalidad. El único músculo que cuenta es el cardiaco, pitar a los de siempre, aplaudir también a los de siempre, y esperar el advenimiento de aquél que nos traerá a las figuras de talla mundial. ¿Un Messi o dos Kakás?. El segundo, y el tercer, y el cuarto, quieren olvidarse de la crisis, no les gustan las portadas negativas, porque para negativo ya está el saldo de su cuenta en el banco. Quieren ilusión, quieren esperanza, quieren a los números uno.

Siempre, claro está, con el beneplácito de la autoridad competente, que para eso el Madrid es el embajador mundial de la Ciudad Navidad. Lo de Valdebebas como sede olímpica, lo de las parcelas de Las Tablas y el Bernabeu, y el campo nuevo, tenemos que discutirlo, Presidente, que esta Ciudad es de color blanco pero no tiene hitos ni símbolos, y el que tiene, la Cibeles, también es vuestro.

Yo querría ver a Manolo Sánchis, a Martín-Vázquez, a Michel y a Emilio dirigiendo este equipo. Me gustaría sentir como gente blanca dirige lo blanco, sin trampas, de forma altruista, haciéndonos más grandes y, sobre todo, mejores. Pero sé que estoy equivocado. Son los sentimientos, estúpido.

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba