SPORTYOU

Archivo
21 de noviembre de 2019 21/11/19

General

Son leyenda

“La vida no se mide por el número de veces que respiramos, sino por los lugares e instantes que nos quitan la respiración” (Anónimo). El baloncesto español nos ha quitado la respiración cada verano y nos ha dado vida y alegría con la misma periodicidad. Hasta el año 2006 casi todos los aficionados al deporte […]


18 de septiembre de 2011 Roberto Hernández - Sportyou

“La vida no se mide por el número de veces que respiramos, sino por los lugares e instantes que nos quitan la respiración” (Anónimo). El baloncesto español nos ha quitado la respiración cada verano y nos ha dado vida y alegría con la misma periodicidad. Hasta el año 2006 casi todos los aficionados al deporte en general recordaban de carrerilla aquella selección que nos hizo trasnochar en el verano del año 1984. La plata de Los Ángeles era el culmen, pero en el 2006 se superó el techo y el oro de Saitama colocó al baloncesto español en la cima del mundo. Tras el éxito mundialista casi era y es obligado que los Gasol, Navarro, Reyes, Calderón, Rudy y resto de internacionales se cuelguen la medalla verano tras verano. Desde ese Mundial en Japón sólo el pasado 2010 -en la cita planetaria de Turquía- se alteró el orden y se habló de “tragedia” con un sexto puesto. Este domingo 18 de septiembre de 2011, la Selección de Sergio Scariolo, recuperando las buenas costumbres, ha conseguido -en la localidad lituana de Kaunas- retener la corona continental que hace dos años obtuvieron en Katowice, en Polonia. Sobria victoria en la gran final ante Francia por 98-85. Recuerden este cinco: Calderón, Navarro, Rudy, Marc y Pau. Esta generación es leyenda.

La cábalas sobre quién defendería a Tony Parker se despejaron en la primera acción del partido. José Manuel Calderón fue el elegido para frenar al genial base francés de los Spurs de San Antonio. El de Villanueva de la Serena sabía que la misión era todo un reto y la superó con sobresaliente en el primer cuarto, si bien los cuatro primeros puntos del partido fueron de los franceses con mates de Noah y Diaw. Tan atenta estaba la defensa española sobre Parker que los despistes provocaron que la “bleu” consiguiera canastas fáciles bajo los aros (8-10, min. 5).

Calderón no sólo defendió a la estrella francesa, también dirigió con criterio y anotó con acierto. España espabiló con estas acciones del de los Raptors y la habitual ración de puntos a la que se sumó Marc Gasol (22-14, min. 8). El primer cuarto se cerró con 25-20 favorable a los nuestros tras un festival de triples de ambos equipos. Navarro, Parker, Marc y Batum fueron los protagonistas de la explosión ofensiva (25-20, min. 10).

Serge Ibaka abrió la boca de los presentes en el Kaunas Arena con cinco tapones en los cinco primeros minutos del segundo cuarto. El congoleño nacionalizado español celebró de esta manera su 22 cumpleaños. El mejor taponador de la NBA cegó todos los lanzamientos del rival y España logró un 7-0 de parcial con el que se anotó 12 puntos de ventaja (38-26) a 6:40 minutos del descanso. Rudy Fernández, que ha comprendido que su rol en este Selección tiene un plus defensivo, también aceleró y suyos fueron seis puntos consecutivos que mantenía a los de Scariolo con esa renta de 12 tantos. Pero Rudy tuvo un detalle poco elegante cuando frenó una penetración de Parker con una falta antideportiva que encendió al banquillo galo. Francia se levantó con un 0-7 y se colocaron cerca (46-41). Pau recuperó terreno y España llegó al descanso por delante (50-41).

España arrancó el tercer cuarto con la misma concentración y tenacidad que los dos anteriores. La ventaja aumentó a los 13 puntos en un abrir y cerrar de ojos (56-43). Francia recurrió a las faltas para rebajar el caudal ofensivo de los campeones de Europa y en cuatro minutos se encendió la luz del bonus de tiros libros. La consigna de Vincent Collet, técnico francés, estaba clara: faltas, faltas y más faltas. No era suficiente. El cinco titular que Scariolo ha repetido en todos y cada uno de estos 11 partidos del EuroBasket de Lituania había anotado más de 10 puntos cuando restaban tres minutos para alcanzar el final el tercer periodo. Bueno, con la excepción de Navarro, que sumaba más de 20 (69-56, min. 27). El baloncesto se hizo arte en la última posesión de este acto. Rudy robó el balón, se lanzó al contraataque y se paró. Ese frenazo tenía criterio y sentido colectivo, había que jugar los últimos segundos con cabeza y así fue como el futuro escolta de Mavericks –con permiso del lockout- lanzó un balón al techo del Kaunas Arena que recogió Víctor Sada para anotar otros dos puntos (75-62, min. 30).

Diez minutos para retener el título de campeones y que mejor manera de comenzar el sprint final hacia otro oro que sellar 15 puntos de diferencia al inicio (79-64, min. 31). Scariolo mantuvo a Sada en la pista con la única misión de fundir a Parker, que fue el que habló en el tiempo muerto que solicitó Collet como un último intento de obrar el milagro. La cara de diversión y disfrute del Príncipe de Asturias cuando Pau Gasol acertó uno de esos triples a los que nos acostumbrado en este europeo eran la mejor foto de que la final estaba casi sentenciada (84-68, min. 34). Además, la afición francesa sacaba bandera blanca desde la grada y lo hacía con gestos de conformidad. España está en otro nivel y Francia parecía conformarse con la plata que les brinda su presencia en el torneo olímpico de Londres 2012. Navarro (27 puntos y cinco asistencias) volvió a ser el rey. #undiamenosparaelorolimpico.

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba