Archivo
22 de noviembre de 2017 22/11/17

Opinión

Opinión

Sólo Messi puede dejar al Madrid sin Neymar


  • 12 de noviembre
    de 2017
  • Marc Fuster

Esta semana se ha hablado mucho sobre la posibilidad que Neymar acabe vistiendo de blanco. Si hay un club que puede permitírselo es el Real Madrid y teniendo en cuenta la trayectoria del entorno del brasileño a nadie le sorprendería. ‘O Pai’, como así se conoce al padre de Neymar, es el claro ejemplo de que el dinero puede comprarlo todo -o casi todo-. Dejó vendido al club de su vida, el Santos, para irse al Barça después de pasar la revisión médica con el Madrid y el show que se formó antes de que Neymar fichara por el París Saint Germain solo confirman la evidencia. Así pues, a no sería raro verle vestido con la camiseta del Madrid de no ser por Leo Messi.

Cuando hablo de que el dinero puede comprarlo casi todo es precisamente por él. El argentino se ha mostrado fiel al Barça pese a que el mundo entero sería capaz de cualquier cosa por verle vestido con la camiseta de su club. Precisamente esa fidelidad por los colores azul y grana harían pensar a Neymar su traspaso al club blanco. ¿Se imaginan un Clásico con Messi y Neymar cara a cara teniendo en cuenta su estrecha relación? Yo no. El brasileño siempre ha defendido que Messi es su ídolo y que lo ha sido todo para él y sería muy fácil que éste se tomara su traspaso como una traición.

Si no, piensen en la fiesta de cumpleaños del hijo de Ney y las fotos que el propio extridente colgaron en sus redes sociales. O en las mismas que colgaron no hace mucho del brasileño en la Ciudad Deportiva del Barça donde se ha especulado que Neymar les reconoció el error de irse y su interés por volver. Todo ello se iría a pique con éste vistiendo de blanco y su relación, quien sabe si también.

Por ello, tendrán que pasar varios años, unos cuatro o cinco como mínimo hasta que el rosarino se retire o se vaya a Newell’s para que Neymar pueda plantearse el traspaso. Enfrentarse en un Clásico y poder romper su relación sería un golpe bajo hacia un jugador que siempre le trató como su heredero. Messi no solo es una pesadilla en el terreno de juego para el Madrid en los últimos 14 años sino también en los despachos.

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba