SPORTYOU

Archivo
28 de enero de 2020 28/01/20

Opinión

Opinión

Simeone debió llegar al doble dígito


  • 26 de agosto
    de 2014
  • Iñigo Marín

Dos partidos por la expulsión, cuatro por las collejas al cuarto árbitro, uno por aplaudir en señal de burla hacia el colegiado y otro por quedarse en la grada, lugar en el que le advirtieron que no podía estar. Son ocho en total los partidos en los que Simeone no podrá dirigir a su equipo. Es entendible, con tanto en juego, que estuviera en tensión al ver que el reingreso de Juanfran en el campo, se demoraba y también que la tarjeta roja le enfureciera aún más. Pero el show posterior terminó siendo una suma de infracciones al más puro estilo Stallone en Demolition Man y que le podría haber costado aún más cara.

Las ‘collejas’ al árbitro se consideran ‘agresión leve’. Aunque se entiende que en lo físico, ya que supone una grave falta de respeto al conjunto arbitral por sobrepasar la barrera del contacto físico, algo pocas veces visto y siempre sancionado. Además, en otros casos de los irónicos aplausos hacia las actuaciones arbitrales, se han visto sanciones más severas y es difícil obviar que desobedeció repetidas veces al árbitro al quedarse en la grada. Vamos, que como Stallone, se saltó las normas a la torera.

La familia colchonera digiere algo mejor la sanción de su entrenador, que ya se ‘perdió’ el debut rojiblanco en la competición doméstica al arrastrar una sanción de la temporada anterior, porque la mitad la cumplirá en futuras Supercopas. Por tanto no podrá sentarse en el banquillo hasta la sexta jornada, con los partidos ante Rayo, Eibar, Real Madrid, Celta y Almería ya disputados. Tampoco estará en el inicio de la Champions porque también arrastra sanción por saltar al campo en la final de Lisboa. De momento se queda ‘fuera’ del primer tramo de la Liga. Y de haber valorado más sus antecedentes, la sanción debió llegar al doble dígito. Sinceramente, creo que Diego Pablo Simeone, debería hacérselo mirar.

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba