SPORTYOU

Archivo
21 de septiembre de 2020 21/09/20

Fútbol

El Sevilla protagoniza otra remontada mágica

El Sevilla, equipo nacido para la Europa League, hizo honor a su papel de favorito frente al Zenit de San Petersburgo (2-1). El resultado puede parecer malo, pero vista la impresionante remontada, el equipo de Emery salió muy reforzado de un partido que empezó como una ruleta rusa y que acabó como una ensaladilla rusa. […]


16 de abril de 2015 - Sportyou


El Sevilla, equipo nacido para la Europa League, hizo honor a su papel de favorito frente al Zenit de San Petersburgo (2-1). El resultado puede parecer malo, pero vista la impresionante remontada, el equipo de Emery salió muy reforzado de un partido que empezó como una ruleta rusa y que acabó como una ensaladilla rusa. La ausencia de Bacca y de Vitolo del once inicial, en ese carrusel de rotaciones que es el equipo de Emery, volvió a salir rana. Pareció como si el técnico sevillista hubiese querido igualar las fuerzas, con las significativas bajas, hasta cinco, del conjunto ruso. El cuadro de Vilas-Boas, mejor situado en el campo en ese tramo, interpretó mucho mejor su papel, tapó la referencia de Iborra, le jugó al Sevilla con sus armas y avisó dos veces, antes de una estocada, que podría ser determinante para la suerte de la eliminatoria. Ryazantsev consiguió adelantar a los suyos, a la segunda. Su primer disparo con la derecha lo repelió Sergio Rico, pero el segundo de zurda, aunque escorado, le sorprendió entrando pegado al larguero. Aún con Reyes con las luces encendidas, al Sevilla le faltó precisión en el último pase y tranquilidad para elaborar. Conscientes del peso de recibir un gol en contra jugando en casa, las ideas se nublaron. Banega e Iborra no carburaban.

Emery corrigió al descanso. Lo hizo con maestría. Metió al talismán M’Bia por Iborra y a Denis Suárez por Coke para hacer daño entre líneas. Juntó a Banega y Reyes con el ex barcelonista, dejando toda la banda para Aleix Vidal y el Sevilla fue otro. Impuso su personalidad, su juego y el torrente de oportunidades llegó, pero sin encontrar el premio del gol que tanto merecía. Hasta que entró Carlos Bacca para poner las cosas en su sitio. Después de un asedio insultante de los de Emery, una internada de Aleix Vidal por la derecha lo remató elevándose como un coloso el sensacional delantero colombiano. El Pizjuán disfrutaba de la gran segunda parte de su equipo, que parecía otro. El campeón ya carburaba y Denis Suárez, el mejor de su equipo, a pesar de jugar poco, enganchó una volea en la frontal de esas que hacen época, como la del recordado Antonio Puerta. El Pizjuán vibró como tantas otras noches de Europa League. Disfrutó a lo grande y se despidió con su tremendo himno a capela. El resultado no es bueno. La imagen del Sevilla de Emery, muy buena.

Volver arriba