Archivo
16 de julio de 2018 16/07/18

Copa del Rey

El Sevilla se levanta a lo grande

Los de Montella salieron a por el partido ante un Leganés que no encontró su sitio. Alcanzan su segunda final de Copa en tres años


7 de febrero de 2018 - Sportyou

El Sevilla ya espera en la final de Copa del Rey al Barça o al Valencia. Los de Montella comenzaron el partido llevando la iniciativa a un Leganés que, pese a que no bajó la guardia en ningún momento, no logró culminar sus jugadas de ataque y se vio superado por un Sevilla con un Vázquez espectacular en la distribución y Banega en la contención en el centro del campo.

Apenas a los 15 de partido se adelantó el equipo local, que ya llegaba con ventaja de la ida por el valor doble de los goles fuera de casa, gracias a una magnífica jugada personal de Muriel por la derecha que se la dejó atrás a Correa para que rematara a placer.

Los hombres de Garitano no se amedrentaron y aguantaron bien el mazazo del gol tan pronto. De hecho, lograron llevar el partido a un terreno cómodo para ellos e incluso obligaron al Sevilla a jugar demasiado en su propio campo. Había salido el Leganés con la artillería pesada arriba pero no encontraban puerta. Las ocasiones más claras, pese a la sensación de equilibrio, llegaron por la parte local: los madrileños salvaron dos goles bajo palos que habrían supuesto la sentencia final.

Con la idea de que un gol les mantendría con vida, continuó el Leganés sin especular pero sin llevar la batuta de dirección, esperando a un Sevilla a veces irregular, pero que se crecía por momentos.

La nota negativa para los de Montella es que Banega, que firmó un gran partido, pidió el cambio en el 80 por aparentes molestias musculares.

Buscó el milagro Garitano dando entrada a Mantovani, en un sorprendente cambio por Amrabat, a quien, pese a su condición de central, colocó arriba para tratar de realizar la machada con los balones aéreos. Un sueño que no llegó pese a que los de Montella mostraron muchas muestras de cansancio al final del encuentro por el desgaste físico.

Corría el reloj y, aunque el Leganés seguía en pie y el nerviosismo sobrevolaba Nervión, la eliminatoria quedó resuelta del todo. El enorme partido del ‘Mudo’ Vázquez tuvo su recompensa y el jugador logró el segundo tanto. Un balón que recibe en la izquierda, solo, y que condujo zafándose de la despistada defensa pepinera y colocó en el pico de la portería con un potente tiro desde la esquina del área.

Se planta el Sevilla en la final de Copa, apenas dos años después de la última vez, y la alegría llega al Pizjuán después de una temporada plagada de altibajos.

Temas relacionados: ,

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba