SPORTYOU

Archivo
6 de octubre de 2020 6/10/20

Opinión

Opinión

Sergio Ramos ya no se come marrones


  • 13 de abril
    de 2009
  • Miguel Gutiérrez

El sábado, con cierta soberbia, dijo Gerard Piqué que, antes que ver los partidos del Real Madrid, prefiere ver repetidos los del Barça. Algo parecido opina Sergio Ramos, quien antes que ver a sus compañeros jugarse la Liga prefiere irse a los toros. El sevillano estaba en el Santiago Bernabéu a las cinco de la tarde, hora de comienzo del Real Madrid-Valladolid, tal como establecen las normas del club para los jugadores no convocados. Tres cuartos de hora más tarde, salía a escape en dirección a Las Ventas, que era donde su cuerpo le pedía estar, para ver a su amigo Talavante encerrarse con seis toros. Según las noticias, Ramos llegó a la plaza con el paseíllo terminado y justo antes de que saltara a la arena el primero de la tarde. En nuestra redacción, algún malpensado llegó a decir que, tal vez, Ramos no había hecho todo lo posible por evitar la quinta tarjeta amarilla una semana antes en La Rosaleda.

Siempre me ha llamado la atención la cantidad de futbolistas que prefieren la ducha al banquillo cuando el entrenador decide sustituirles. ¿Tan poco interés tienen por el partido que no pueden esperar unos minutos antes de irse al vestuario? Algo así me vino a la cabeza este domingo. Ramos prefirió perderse medio partido para ver la corrida completa, cuando lo lógico hubiera sido lo contrario. Un detalle feo y nada profesional. Y eso que era él quien tenía que comerse todos los marrones.

Volver arriba