SPORTYOU

Archivo
5 de diciembre de 2022 5/12/22

Opinión

Opinión

Se confirma que nunca dejan de creer


  • 23 de enero
    de 2022
  • Iñaki Cano

Después de ver a su Atlético de Madrid arrastrase en LaLiga y tras perder en una semana la Supercopa de España y la Copa del Rey, el partido contra el Valencia CF era para confirmar la fe o definitivamente dejar de creer en un equipo que ésta temporada lleva a los suyos con el gancho sin dejar ni un momento para el respiro y sufriendo como en el himno de Joaquín Sabina.


.
Los aficionados del Atlético de Madrid a estas horas aún no se han ido del metropolitano y sus alrededores rememorando lo sucedido frente al Valencia de Bordalás. En el campo los rojiblancos estaban alicaídos con el juego del equipo y con el resultado al descanso donde perdían por 0-2 y lo que era peor, la sensación de que no iban a sacar el partido hacia adelante.

La lucha, la garra, el genio, la raza y la entrega de los jugadores era de obligado cumplimiento porque la afición del Atleti desde antes de saltar al campo, pese a las eliminaciones de la Copa y de la Supercopa, no dejaron de cantar y de animar a un equipo con muy malas trazas. Aunque no dejaban de creer los jugadores no tenían la paciencia ni la serenidad para corresponder a los suyos. Al descanso el que más y el que menos si no eran del Atlético de Madrid, pensaban en otro desastre rojiblanco y veían al Cholo Simeone recogiendo sus bártulos del vestuario porque era irremediable su continuidad.

La vida, aunque no te lo devuelva en títulos, si te da una alegría en los minutos más dolorosos de los recuerdos. En el minuto 90 Correa empata y en la locura final, en el 93 Mario Hermoso remonta y se arma la fiesta en el Metropolitano por ganar tres puntos que no dan un título, pero que lo parece por cómo fue la celebración final en la que ni Diego Pablo Simeone se fue corriendo a los vestuarios y se quedó abrazándose a todos los jugadores para demostrarle a los creyentes que pese a todo lo que se diga, siguen siendo una piña indivisible.

Por reacciones así, la gente del Atlético de Madrid nunca dejarán de creer. Pierden dos títulos en una semana. Ven cómo su equipo no juega ni medio regular en LaLiga. Siempre en ésta temporada llegan asfixiados al final de los partidos y no terminan de convencerse de lo que les dice su guía espiritual en las conferencias de prensa sobre su Atlético de Madrid. Pues pese a todas esas desilusiones de un día sí y otro también en esta campaña, los atléticos siguen creyendo en los suyos y viendo lo sucedido contra el Valencia, si yo fuera rojiblanco, tampoco dejaría de creer.

Volver arriba