SPORTYOU

Archivo
21 de mayo de 2024 21/05/24

Opinión

Opinión

Rubi y Geri se ríen de la afición


  • 19 de abril
    de 2022
  • Manolo Oliveros

No quiero entrar en debatir lo publicado por El Confidencial o la reacción de la Federación, a través de un portavoz o las respuestas de Piqué en vivo.

Sólo quiero ponerme en el lugar de los aficionados que son los que dan calor en las gradas y sustentan este negocio. Antes del invento de llevarse a un país como Arabia Saudí la disputa de la Supercopa de España, si hacéis un ejercicio muy simple, observaréis lo mismo que yo. Dedicad media hora de vuestro tiempo y repasad. Entre 2011 y 2017, por ejemplo, han disputado este trofeo a doble partido Real Madrid y Barça en tres ocasiones, Barça y Sevilla en una, Athletic Club de Bilbao-Barça en una, Atlético de Madrid y Real Madrid en otra ocasión y Barça-Atlético en otra. En total 14 partidos, 7 como local, 7 como visitante, con los campos casi llenos, y naturalmente todos con aficionados de sus respectivos equipos, en unos estadios con una capacidad muy superior a los de Arabia. Las recaudaciones eran extraordinarias para cada club, porque suele ser fuera de abono. Tan extraordinarias que pueden ser superiores a las de Arabia para Madrid y Barça e infinitamente superiores para los otros dos comparsas. Por no decir que a su Athletic de Bilbao en Arabia, por ejemplo, le pueden ver en vivo sólo unas decenas de aficionados del club y en San Mamés 40.000.

Que la Federación saca ahora más, seguro. Que Piqué saca más, evidentemente porque antes no sacaba nada, pero los clubes que son los que ponen los artistas y los aficionados se lo pasaban mejor antes, también es evidente. Y no eran unas pachangas, ni partían el calendario, ya de por sí herido, en plena competición en el mes de enero.

Repasad esos partidos con campos llenos, con taquillazos y con aficionados de aquí disfrutando en el campo y no por televisión, con un decorado de unas gradas sin alma. No hay comparación. Los únicos que han salido ganando, la Federación y Piqué. Y al aficionado que le parta un rayo.

Temas relacionados:
Volver arriba