SPORTYOU

Archivo
20 de noviembre de 2019 20/11/19

Opinión

Opinión

¿Rotaciones? Menudo invento


  • 13 de septiembre
    de 2016
  • Iñaki Cano

El Celtic sería el hermano del Alavés en la competición española. O lo que es lo mismo: el equipo vitoriano podría ganar la liga escocesa. Lo digo muy en serio, porque creo que los de Pellegrino, son mejores que los ‘católicos’de Glasgow. La diferencia entre los dos equipos en tan sólo tres días es que el Alavés jugó en el Camp Nou contra unos ‘engreídos’ que, sobrados, pensaron que les ganarían sin despeinarse. Y a los británicos les goleó un grupo enrabietado por culpa de los suplentes del sábado.

Antes de perder, al FC Barcelona que saltó al Camp Nou frente al Alavés ya se le vio que eran los suplentes, por mucha camiseta azul y grana que lucieran. Los que se enfrentaron al Celtic han sido unos insaciables depredadores que quisieron demostrar a su entrenador que no todos son iguales en la plantilla.

Por mucho discurso de igualdad que intente transmitir Luis Enrique, nadie le cree y menos después del ‘siete’ que le han hecho al Celtic los ‘suplentes-titulares’ de la tercera jornada de Liga. Luis Enrique ya sabe de quiénes se puede fiar y de quiénes menos. La historia ha demostrado que en el fútbol siempre hubo titulares y suplentes. Por muchos partidos que haya en la temporada o por muchos viajes que tengan que hacer los internacionales, salvo lesiones o expulsiones, las rotaciones son un endiablado invento de los modernos ´enterados´ del fútbol y que contagia a todos. Entrenadores incluidos.

Entre un partido y otro, lo que ha quedado es que cuando le das ventaja al rival, sin querer menospreciar al Alavés, el pez pequeño se come al grande. El Alavés estuvo sensacional sabiendo lo que no tenía que hacer si no quería salir goleado. Además, si en el banquillo contrario están viendo el partido los buenos, miel sobre hojuelas.

Leo Messi, además de ser el mejor del mundo, asusta. Su sola presencia impone un temeroso respeto a los contrarios y una confianza ciega a los compañeros. Frente al débil Celtic, se unieron los astros y se conjugaron todos los verbos futbolísticos que hace que en este juego, los buenos ganan y los menos buenos a veces pierden aunque lleven puesta la camiseta de un gran equipo. A Messi y a otros de los que arrasaron en la primera jornada de la Champions League, el escudo les da alas. A los menos buenos y no titulares habituales, en las adversidades, como frente al Alavés, se les cae el escudo encima.

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba