SPORTYOU

Archivo
17 de septiembre de 2019 17/09/19

Opinión

Opinión

Ross Brawn, chico malo


  • 15 de abril
    de 2009
  • David Sánchez de Castro

Ross Brawn, al final, se ha salido con la suya y sus coches (y los Toyota y los Williams) llegan a China habiendo disputado ya dos carreras con los difusores que han revolucionado la Fórmula 1. Porque una cosa está clara: esta es una ventaja innegable sobre el resto de equipos, que previsiblemente los copiarán, pero que ya tendrán menos días para rehacer sus monoplazas.

Sin embargo, admirado Ross, no has jugado limpio. Eras juez y parte (Brawn formaba parte de la Comisión de Adelantamiento donde se sentaron las bases del nuevo reglamento aerodinámico), y te guardaste, chico malo, tus revolucionarios diseños y convenciste a los demás de que sólo había una forma posible de colocar el sistema de conducción del flujo del aire o, lo que es lo mismo, el eje de toda la aerodinámica de los monoplazas. Eso sí, previamente, tiraste por tierra unos bocetos muy similares a los tuyos que habían presentado, entre otros, Pat Symonds de Renault.

¿Ahora qué va a pasar? Pues que el resto de escuderías, a regañadientes y gastándose un dinero que no tenían previsto, intentarán cogerles el ritmo a unos Brawn GP de los que nadie había oído hablar hasta mediados de marzo, y que si nadie lo impide se alzarán con el campeonato encumbrando (por fin) a Jenson Button.

¿Y el KERS? Como la familia, bien gracias.

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba