SPORTYOU

Archivo
26 de septiembre de 2020 26/09/20

Opinión

Opinión

Todo se nos fue a rojo y negro en París


  • 14 de noviembre
    de 2015
  • Iñaki Cano

La salida del público del Stade de France

Tristemente lo que iba a ser un espectáculo futbolístico entre España e Inglaterra, dos de las mejores selecciones del mundo, pasó a segundo plano por culpa de unos atentados en París. Demasiados muertos en los alrededores del Stade de France y en la sala Bataclan de la capital francesa. El miedo lo tenemos en el cuerpo. Los recuerdos de tiempos pasados en Madrid se vienen a la memoria y los ojos se humedecen recordando escenas de dolor en muchas de nuestras familias. Es inevitable emocionarse pensando en todo lo que están pasando los parisinos, al igual que en Madrid, lo sufrimos por culpa de unos criminales sin sentido.

El triunfo del arte futbolístico frente a los inventores del fútbol en Alicante pasa al rincón de la memoria para cuando podamos recordarlo en un mejor momento. En la redacción de Sportyou estábamos rematando la crónica, conectando con Alicante para saber lo que unos y otros decían sobre el partido y en unos minutos, todo se nos fue a rojo y negro.

Rojo de sangre y negro de muerte. Rojo de más sangre y negro de horror. Más sangre y más negro de temor. Lágrimas rojas y negro de pena. Manos ensangrentadas mezcladas con la rabia negra. Vómitos de sangre y negro de asco. Sangre imposible de taponar y la negra impotencia por no saber parar este sin sentido. Rojo, negro, rojo, negro, negro, negro, negro… Negro de luto por aquellos que ya no están y los ojos rojos de tanto llorar.

El fútbol, nada tiene que ver, pero ha sido aprovechado por los asesinos, en una cita futbolística de repercusión mundial, para hacerse notar. Por desgracia lo han logrado. A costa de los muertos que han asesinado en distintos puntos de París y en torno a un partido de fútbol, el mundo sabe que hay unos cobardes criminales que han manchado de sangre y a traición, las calles de París. Con la sangre de más de cien personas han teñido de rojo los alrededores de un campo de fútbol que desde este día, siempre, eternamente estará de un negro luctuoso y dejará de ser la ciudad de la luz.

Temas relacionados: , ,
Volver arriba