Archivo
23 de marzo de 2019 23/03/19

Opinión

Opinión

Robinho es la solución de Pep


  • 03 de noviembre
    de 2009
  • Quim Doménech

Escribo mientras sobrevolamos Europa, destino a Kazan. La victoria del campeón de la liga rusa en el Camp Nou ha convertido este partido en fundamental. No ganarlo supondría complicarse demasiado la fase de grupos. El frío será enemigo, pero más lo puede ser la ansiedad por ganar en un ambiente peor que el del Reyno de Navarra. Fue precisamente en Pamplona donde se vieron Txiki Begiristáin y Marc Hughes, técnico del Manchester City. La versión oficial es que se produjo un intercambio de tarjetas. Bueno, pues lo cierto es que Robinho a día de hoy está más cerca de jugar en el Barça que el avión que nos transporta de aterrizar en Rusia.

Se cumplen las tres premisas básicas para que la cesión de Robinho se haga efectiva; el Barça le quiere –Pep Guardiola ha dado el visto bueno a su llegada-, el City ahora sí tiene claro que no le importa desprenderse del delantero brasileño y quizá lo más importante: el ex del Madrid suspira por cambiar Manchester por Barcelona. La operación, salvo giro de 180 grados, se formalizará durante las próximas semanas. De hecho, no sería de extrañar que lo que le pasara Txiki a Hugues fuera la targeta de crédito del Barça para pagar la ficha del jugador.

Con las primeras informaciones sobre la posibilidad de fichar a Robinho, la ciudad condal empezó a especular con el número de camisinhas que se venderían en 2010, el esfuerzo extra que tendría que hacer el Ayuntamiento para recoger todavía más bicicletas de las que se declaran inútiles y se invocó al mejor heredero del Ronaldinho de los dos últimos años cómo culé.

Me da a mí que esta vez el fichaje de urgencia no saldrá rana. Básicamente por un motivo: el jugador necesita un cambio de aires, mejorar su proyección y volver a tener opciones de ser llamado por Dunga para el Mundial. Y sabe que si va al Barça tendrá una oportunidad de oro para reivindicarse y demostrar que tiene más de futbolista que de triatleta (cuéntese chiste de corre, hace bicicleta y luego… nada). Guardiola tendrá su hombre de banda que despunte y que tenga el talento que sigue necesitando Pedro y la juventud que le falta a Henry. El técnico está convencido de que Robinho centrará su vida personal y le podrá sacar el máximo de provecho. Robinho es una solución forzada a la plantilla “pelín cortita”, pero al fin y al cabo puede ser una buena solución.

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba